Señor director:


Me remito al audio de conocimiento público, donde una cirujana, recientemente compró un departamento en Nordelta - Tigre, provincia de Buenos Aires. Esta profesional se queja de estar rodeada de "bestias'', refiriéndose a sus vecinos, quienes toman mate en sus reposeras frente al río o la piscina. Ahora bien, esta mujer dice no "menospreciar'' a las personas que toman mate.

 

Pero, se refiere a ellas como bestias que toman mate y las categoriza como personas que no tienen educación. Difícil de creer que tomar mate en reposeras nos convierta inmediatamente en personas de cuarta categoría. Hace referencia a los códigos de "la estética visual y moral''. Haciendo un análisis de su discurso, una de las tradiciones de nuestro país como lo es el mate, y el sentimiento de amor animal hacia una mascota, está mal y es tener falta de educación. El mate no es más que un símbolo de amistad, buenos momentos y símbolo, sobre todo, de familia.