Señor director: 


El cuidado del medio ambiente es algo fundamental para nuestra sociedad. Una de las conductas que hay que erradicar es la quema de hojas de los árboles. Es que con el otoño las hojas caen al piso, las calles, además de espacios públicos como plazas y parques. El paisaje es hermoso y hasta romántico para sacar fotos. Pero siempre ocurre que muchos vecinos cuando limpian, acumulan las hojas en la calle y hasta en las acequias. Allí comienza un mal procedimiento, que es el quemar las hojas. Esto acarrea muchos inconvenientes. Se contamina el aire.

Además del peligro de incendios, debido a que una brisa o viento, lleva las hojas por el aire hasta viviendas, fincas y campos incultos. 


Las consecuencias son graves, teniendo en cuenta en las pérdidas materiales y el riesgo para el ser humano. 


Es de esperar que todos los ciudadanos tomemos conciencia de que a las hojas hay que guardarlas en bolsas y esperar que los camiones recolectores de residuos de cada municipio, se las lleven.