Agradezco a la Sección Opinión, de DIARIO DE CUYO, la posibilidad que brinda a sus lectores de tener un medio para poder opinar y comentar de distintos temas que hacen a la vida cotidiana del ciudadano y dentro de estas expresiones también está el espacio de los sentimientos, que como a mí me pasa, le puede pasar a cualquier hijo que ama y amó a su madre. porque, el que ya no esté, hace que se agrande el sentimiento, los recuerdos y sobre todo las enseñanzas, que marcan la existencia del hijo agradecido.


El 18 de junio se cumplieron 17 años que perdí a mi mamá, que fue el mejor regalo prestado que Dios me dio. Prestado porque ella tenía que volver al cielo, y estar al lado de los otros ángeles que Dios eligió, para que cuiden a los seres que todavía vivimos en la tierra.


Un regalo en su presencia física y una eternidad en mis recuerdos, que como hijo llevaré hasta que me toque la hora de mi partida. Ella; de firmes convicciones religiosas, respetaba y defendía sus principios y preceptos, porque sabía que era la única verdad que basados en el amor y el ejemplo, hacían lo correcto de su conducta.


Me costó muchas lágrimas su partida, me costó mucho entender que lo que uno ama, y es parte de los sentimientos que se desprenden porque esa es la ley de la vida, que las cicatrices en el tiempo cierran. Es ahí que la mente entiende y solo quedan buenos recuerdos y mucha madre. ¡Vaya curiosidad!, cuando no te haces presente en mis pensamientos, me apareces en mis ojos, como fotos con vida, en donde tu mirada y sonrisa me dan la paz, y sé que eres feliz, allí, donde estás.


Madre, han pasado 17 años, para mí que soy todavía terrenal, ya que tú no tienes tiempo, porque el cielo es siempre presente, te digo que me muevo con mis primitivos sentimientos, y, así me haga el fuerte, te extraño y me pongo triste. Fuiste y sos la única que me entendió y me dio amor del verdadero. Hoy pondré la foto de tu belleza juventud, porque siempre fuiste la mamá más bonita, con quince o con noventa años. Además que estoy orgulloso de vos y el mundo debe saberlo, más cuando trato de ser tu mejor ejemplo, porque me hiciste un buen hijo. Un beso mamá, y ¡Feliz día de la Madre!

Por Leopoldo Mazuelos Corts
Ex dirigente vecinal
DNI 5.543.908

Madre del corazón 



Con motivo de celebrarse hoy, 18 de octubre, el Día de la Madre, tengo el agrado de compartir con los lectores de DIARIO DE CUYO mi poesía "Madre del corazón'', publicada en mi libro Trigal.
 
Lo esperaste muchas lunas,/
mucho más de nueve lunas/
tejiendo sueños rosados,/
hilando celeste anhelo,/
en esas, tus horas naúfragas,/
pletórica de esperanza.//
Lo esperaste muchas lunas,/
mucho más de nueve lunas/
con alforjas de ternura/
en un presagio de aurora.//
¡Y un día se hizo el milagro/
de poder mecer la cuna!/
Por tu hijo, eres antorcha,/
por tu hijo, eres lucero.//
Y aunque no le diste VIDA,/
por tu hijo, ¡das la VIDA!/



Fanny Escolar de Siere
Profesora en Letras