Debido a que la escuela Rudecindo Rojo de Pocito se encuentra en pésimas condiciones, los padres de los alumnos decidieron llevárselos a sus casas luego del acto inaugural.