Hace unos días fue recordado un nuevo aniversario del natalicio del Dr. Horacio Videla, sin duda alguna uno de los escritores más consultado y citado en su contexto provincial y regional. Nació el 26 de febrero de 1905 y fue autor de más de 30 obras, de distintas temáticas: histórica, literaria, jurídica y geográfica. 


Orgulloso de su provincia, Videla buscó sacar a la luz, todo sobre nuestro pasado sanjuanino. Exaltó su espacio natal, a través de sus hechos históricos y políticos, sus hijos ilustres, sus figuras populares, sus descripciones geográficas y sus vivencias en aquel San Juan de antaño. Su contribución es tan importante, que fue incluido como uno de los principales protagonistas de la literatura nacional, por el sociólogo Carlos Paz (1997). En las "Efemérides Literarias Argentinas, SADE, 66'' se consigna que en la fecha indicada al inicio de esta nota "nace... el jurista, político y escritor sanjuanino Horacio Videla, docente, legislador y académico de Historia, autor de Asomado al Mundo; Sarmiento. Homenaje en un cincuentenario; Retablo Sanjuanino; Historia de San Juan, etc". 


Muchas veces en el avance de sus escritos, se advierte su nostalgia y amor por su patria chica. Entre tantos reconocimientos que obtuvo a lo largo de su vida, probablemente el que más lo enorgulleció fue cuando la Cámara de Diputados, sancionó la ley 6738, del 5 de septiembre de 1996 por la que se lo declaraba "Hijo Benemérito de San Juan'', por los importantes servicios prestados a la provincia y al pueblo de San Juan. 
En 1942, cuando se desempeñó como vicegobernador, salvaguardó celosamente la estancia El Acequión, en el actual departamento Sarmiento. Este lugar era pretendido por la provincia de Mendoza. Entre otras reivindicaciones, rescato históricamente a fray Luis Beltrán. En Mendoza se erigía a Beltrán como uno de sus hijos ilustres, por ello se levantó una estatua en su honor el 12 de febrero de 1917. Horacio Videla, en 1956, recupera orgullosamente a este fraile como sanjuanino. No obstante en 1934, el gobernador mendocino, Ricardo Videla, buscaba trasladar los restos de fray Luis Beltrán a Mendoza. Para ello ofrecía un premio en efectivo de 500 pesos a la persona que hallara la tumba de fray Luis Beltrán en el cementerio de La Recoleta. Aunque nunca fueron encontrados sus restos, lo interesante fue que Videla en su "Retablo Sanjuanino, 153'' consignaba: "Algún día las cenizas del noble sacerdote-militar, hermano de la orden de los frailes menores y teniente coronel de la Nación, volverán a su tierra de Cuyo".

 
Este escritor siempre manifestó solidaridad y preocupación por el bien público. Siempre pensaba en el futuro de los jóvenes. Por esta razón, me parece oportuno decir, que es lamentable que su casa, ubicada en Av. Libertador Gral. San Martín, casi Leandro N. Alem, se encuentre cerrada. Ubicada en un punto estratégico de nuestra ciudad, cercana a las distintas escuelas, facultades e institutos. ¡Qué importante sería que algún día abriera sus puertas a los estudiantes como centro cultural!. También como museo para los turistas, incluida en un circuito histórico-literario, junto a la casa de Juan P. Echagüe y de Domingo F. Sarmiento. Sin dudas, la apertura de este espacio de instrucción, constituiría un paso adelante a la educación y a la cultura de nuestra provincia. También a nuestro patrimonio tangible e intangible.  

 

Dr. Horacio Videla.