Plantaciones de álamos en espera de completar su ciclo para ser comercializadas.

 

Mientras que a nivel nacional el desarrollo de la actividad forestal es una de las prioridades del Gobierno para promover la economía y generar fuentes de trabajo, en nuestra provincia es un rubro que, si bien crece paulatinamente, no lo está haciendo en la medida de lo esperado.


En la edición del sábado 5 del corriente de Suplemento Verde de este diario fue publicada una nota vinculada a la promoción forestal, en la que se señala que nuestra provincia tiene actualmente 1.700 hectáreas plantadas con bosques para la producción forestal. De ese total 150 hectáreas fueron plantadas entre 2016 y 2017, por lo que en la actualidad suman alrededor de 850 las hectáreas beneficiarias de la Ley 25.080, que es la que posibilita la asistencia a nuevos o tradicionales productores con ayuda oficial para hacer posible nuevos emprendimientos forestales en el ámbito provincial. Gracias a este sistema de promoción lo productores pueden recibir ayuda consistente en estacas y plantines para iniciar trabajos de forestación, o asistencia técnica a través de un equipo especializado, integrado por ingenieros agrónomos o técnicos especializados en asuntos forestales.


De acuerdo a lo expresado por los expertos, nuestra provincia posee un gran potencial para el desarrollo de la actividad forestal, tanto por el clima, suelo y agua, como así también por el despertar que se está evidenciando en el interés por desarrollar proyectos forestales, ante el impulso que se le está dando a esta actividad en todo el país.


Cabe recordar que desde la presidencia de la Nación existe especial interés por reactivar la producción forestal en sitios tradicionales como es litoral o el sur del país. Además de los usos habituales que se les da a la madera, uno de los objetivos que se ha fijado el Gobierno nacional es el de posibilitar la construcción de viviendas de madera, para lo que ha solicitado a las autoridades del Banco Hipotecario la modificación de las condiciones de las herramientas crediticias que hacen posible financiar este tipo de viviendas, algo que anteriormente no estaba contemplado.


De consolidarse esta propuesta, los organismos provinciales de vivienda podrán incluir en sus planes casas construidas en madera, dando a la actividad un gran impulso. De ahí la necesidad de incrementar el número de hectáreas de forestales para poder abastecer la demanda interna y, por qué no, la de otras provincias menos beneficiadas por las condiciones climáticas o de los recursos de agua que se necesitan para este tipo de plantaciones.


La labor que viene cumpliendo la Dirección de Desarrollo Agrícola en relación a la promoción de actividades forestales debería ser más intensa, al sumar cada año una mayor cantidad de hectáreas.


La colonia, en formación, en terrenos fiscales del departamento 25 de Mayo contempla dentro de los proyectos productivos que pueden presentar los nuevos emprendedores interesados en radicarse en el lugar la plantación de especies forestales destinadas a la explotación maderera. Es decir que si se presentan algunos proyectos en este sentido, en poco tiempo más tendremos un nuevo aumento de las hectáreas destinadas a la producción forestal.