El primer paso para descansar es la desconexión total. Es el único relax. Las vacaciones no son un premio, son una necesidad. 

Las vacaciones están asociadas al descanso, el ocio y el turismo. Por un lado, las personas que están de vacaciones suelen pretender descansar de los esfuerzos que supone el trabajo o el estudio. Por otro lado, es habitual que durante este periodo modifiquen su rutina. Las vacaciones se vinculan al ocio ya que suponen la oportunidad de embarcarse en aquellas actividades placenteras que, por falta de tiempo, muchas veces no se pueden realizar. Es importante hacer excursiones, ir al cine, teatro, visitar museos, jugar. El juego, es importante, no sólo para los niños, sino también para los adultos. Para el niño es el trabajo de la niñez y, tan importante lo es, como el trabajo para el adulto. El concepto de recreación es divertirse, deleitar, disfrutar haciendo "algo'', refrescar la mente y/o el cuerpo, después del trabajo, como una actividad divertida. El tiempo libre es cuando se está sin ninguna función, ejercicio o tarea. En esta época es importante establecer relación y comunicación con la familia.

 

Cuando el padre sea facilitador, sepa comunicarse, podrá descubrir el ambiente adecuado, las personas y actividades de recreación a realizar. Mientras mayor oportunidades de experiencias de juego y recreación, será mejor para todos los integrantes de la familia. Otro aspecto a tener en cuenta, es la recuperación gradual, que otorga el descanso. Si les gusta leer, pueden aprovechar para hacer una selección de libros interesantes, practicar deportes. Disfrutar todo lo que se pueda, pero no, identificar el disfrute con la nada. Deberíamos inculcarles la idea de que cuanto más aprovechen su tiempo y sean productivos en sus tareas, antes podrán disfrutar de sus tiempos libres. El chico debe tener tiempo para no hacer nada y utilizar esos momentos para jugar, crear, experimentar e imaginar. Aprovechar el tiempo, reduce la tensión de tener cosas pendientes, y nos libera como padres. En este periodo de vacaciones se pueden realizar actividades recreativas como pintura, dibujo, música. Ellas permiten desarrollar la parte creativa del cerebro, expresando sus emociones y su ingenio. También los deportes son un medio por el cual los niños y jóvenes, desarrollan diferentes habilidades para la vida, como son el trabajo en equipo, la competitividad y especialmente la recreación. Además, prevé estilos de vida saludables y será una excelente oportunidad para disfrutar en estas vacaciones. Los juegos tradicionales, no sólo son una forma de diversión, sino es una fuente de rescate importante de nuestros valores y tradiciones. Para disfrutar de las vacaciones no es imprescindible salir del hogar, pueden pasar tiempo de calidad junto a los seres queridos, un buen juego de mesa, una película divertida, un juego de mímica, son el verdadero ejemplo de la diversión en casa.

Hoy, muchos jóvenes se polarizan en otras amistades descuidando los vínculos familiares, siendo estos la fuente más segura de protección y contención. Por lo tanto, es inteligente darle tiempo a ambos aspectos y buscar un equilibrio.