El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. 


La Comisión Europea (CE) prevé emitir en el segundo semestre de 2022 bonos por 50.000 millones de euros para financiar el fondo de recuperación pospandemia, que se complementarán con salidas adicionales de letras a corto plazo.


Desde el inicio de sus operaciones en el mercado de deuda en junio de 2021, el Ejecutivo comunitario ha captado en los mercados 118.500 millones de euros en bonos, incluidos 28.000 millones en bonos verdes, para financiar el fondo Next Generation, que tendrá una dotación total de 800.000 millones hasta 2026.


En lo que va de año, la Comisión ha emitido 47.500 millones de euros en bonos y aún prevé realizar otra subasta el 27 de junio para completar su objetivo de financiación de 50.000 millones del primer semestre, el mismo que ha fijado para el segundo. 

Hasta finales de 2022 la Comisión Europea podría emitir otros 6.600 millones de euros para financiar los préstamos del fondo contra el desempleo.

"Partiendo de nuestro buen desempeño como un emisor a gran escala, en la segunda mitad de año seguiremos apoyando la recuperación, la financiación de las transiciones verde y digital y la resiliencia de Europa a largo plazo a través de la financiación de mercado", dijo en las últimas horas en un comunicado el comisario de Presupuestos, Johannes Hahn.


Además de los 50.000 millones para el fondo de recuperación, hasta finales de 2022 la Comisión Europea podría emitir otros 6.600 millones de euros para financiar los préstamos del fondo contra el desempleo si los países solicitan dinero del mismo, así como hasta otros 9.000 millones para apoyo macrofinanciero para Ucrania, aunque Bruselas aún no ha hecho una propuesta concreta sobre este último punto.


La Comisión seguirá utilizando tanto subastas como emisiones sindicadas para colocar los bonos a largo plazo, así como subastas de letras a corto plazo, con el fin de tener "las mejores condiciones de mercado" y poder responder a las necesidades de pago de los Estados, indicó la institución. 


Hasta ahora, Bruselas ha desembolsado 100.000 millones de euros en fondos de recuperación a los Estados, incluidos 19.000 millones en subvenciones para España, primer beneficiario del Next Generation.