Es la máxima autoridad de Barrick en Argentina y por primera vez habló del incidente que ocurrió el 8 de septiembre en Veladero y que desató un fuerte revuelo en el departamento Jáchal. Se lo vio sereno, pero por momentos se vio en su rostro el enojo por la situación que puso nuevamente sobre el tapete la responsabilidad de la compañía canadiense a la hora de operar en San Juan. Juan Bautista Ordoñez explicó qué fue lo que pasó ese día y aunque contó que fue un imponderable de la naturaleza, asumió que podrían haber evitado las consecuencias si hubieran hecho a tiempo las obras que les exigía la Provincia. Por otro lado, sostuvo que los sorprendió la suspensión de las actividades en el yacimiento que ordenó el gobernador Sergio Uñac, dijo que no piensan resistir una eventual multa de la autoridad minera y ensayó una autocrítica comunicacional, al sostener que “estuvo mal” no haberle dado a conocer a la comunidad el episodio en forma inmediata.

- ¿Qué pasó que a un año volvieron a tener un incidente ambiental en Veladero?

- Decididamente algo falló, porque tuvimos un nuevo incidente. Fue mucho menor que el anterior y con este ni yo ni la compañía queremos minimizar lo que pasó, sino dimensionar. Fue un incidente muy menor dentro de los incidentes que en general ocurren en la industria minera, pero no debería haber sucedido. Técnicamente lo que falló fue que un trozo de hielo de aproximadamente una tonelada y media cayó por una ladera e impactó en una cañería que lleva solución con mezcla de cianuro, oro, plata y cal, produjo un desacople en las juntas de esa tubería y por allí empezó a fluir esa solución. Ese flujo de líquido produjo que material que está dentro del valle de lixiviación, es decir piedra, sobrepasara los límites del valle y se depositara fuera de la berma, aproximadamente 45 metros cúbicos. No fue líquido, sino piedra.

- ¿A qué hora pasó eso?

- Nosotros identificamos esta cañería desacoplada alrededor de las 3.30 o 4 de la mañana del 8 de septiembre. La persona que lo identificó dio el aviso, se encendió la alarma interna, se procedió a reparar esa cañería y la operación siguió normalmente. Obviamente se labró un acta y se iba a comunicar a las autoridades este evento menor, como se hizo.

- ¿Se comunicó el mismo día?

- El mismo día. Ese mismo día, alrededor de las 4.30 de la tarde, un supervisor en su ronda de inspección ocular por esa zona mira y nota que había fuera del valle una piedra que no debía estar ahí. A partir de ese momento se tomaron medidas a los efectos de si detectábamos la presencia de cianuro o líquido ahí.

- ¿Ese material contiene solución cianurada?

- Ese material estuvo en contacto con solución cianurada. Hicimos los análisis pertinentes y dieron que tenían bajas concentraciones. Por eso es que procedimos a reposicionar ese material en el valle junto con el suelo que lo contuvo algunas horas y dimos aviso a las autoridades. Después de las actividades de mitigación, no hubo ningún impacto. Ese jueves de inmediato le dimos aviso telefónicamente a la autoridad minera para decirles que hubo una salida de material del valle de lixiviación, que hicimos las primeras pruebas que indicaron que no había presencia de cianuro, que estamos lejos de todo curso de agua y que no hay ningún peligro para las comunidades, pero “sepan que esto ha ocurrido”. Esto fue el mismo jueves, a las 7, 8 o 9 de la noche. Desde ese momento los informes indican que tenemos hasta 48 horas para presentar un informe por escrito.

- Entonces ustedes dicen que no hubo fallas ni humanas ni técnicas. No pasó nada...

- Fue un accidente producto de un trozo de hielo que cayó por la ladera. Ahora, decir que no hubo falla humana ni técnica no me gusta, porque hubo material que salió del valle de lixiviación que no debió haber salido. O sea, tenemos que aceptar que la berma no tenía la altura para prevenir un evento como este. Estamos elevando las bermas en la totalidad de los 7 kilómetros y medio y si en ese punto, al que todavía no habíamos llegado, las bermas hubieran estado a la altura a la que las estamos elevando, seguramente el incidente no hubiera ocurrido.
Así que nos cabe una responsabilidad.

- Por la cantidad de nieve que hay, ¿puede volver a pasar?

- Estamos tomando todas las medidas para que no pase. Esta es una industria y un sector, el minero, por las condiciones geográficas y en las que opera, que no está exento de incidentes. Nosotros hicimos una revisión exhaustiva de todas las laderas de las pilas donde se apila material en el valle y la presencia de hielos de estas dimensiones y hemos procedido a quitarlos con una máquina. De hecho, cayeron dos trozos, uno impactó en la cañería y el otro no.

- ¿Esto es nieve, hielo, o lo que algunos ambientalistas consideran como “ambiente periglaciar”?

- Esto es nieve acumulada y compactada. Veladero no está en un ambiente periglaciar. Desde antes de la puesta en marcha de Veladero, el tema de glaciares es absolutamente prioritario para Barrick, al igual que todas las demás variables ambientales. Capítulos completos de nuestros informes de impacto ambiental (IIA) se refieren a este tema y efectuamos monitoreos permanentes. Todos estos estudios incluidos en nuestros IIA siempre fueron complementados por estudios e informes de instituciones de reconocida trayectoria nacional o internacional.

-De hecho la Corte acaba de pedir explicaciones a la provincia de San Juan por los incidentes ambientales en Veladero.

-No conozco ese pedido. Pero somos respetuosos de todos los pedidos de la Justicia. Hemos colaborado con todos los magistrados que han pedido información de nuestras actividades.

- Si bien ustedes tienen la obligación de comunicarle el episodio a Minería, ¿cree que si hubieran comunicado al mismo tiempo a las comunidades que están en la zona de influencia la reacción de la gente hubiera sido otra?

- Sin duda, hoy la respuesta a esa pregunta es sí. Nos tenemos que hacer cargo que más allá de los procedimientos, hay un costado de comunicación social pública que tenemos que atender claramente de una manera distinta.

- ¿Lo van a cambiar?

- De hecho, ya lo cambiamos. No lo hicimos de la manera en que la comunidad lo demandó. Más allá de las evaluaciones que hagamos respecto de que cumplimos con los procedimientos, si la gente de las comunidades cercanas a la mina y la de San Juan en general no se siente satisfecha con cómo se comunicó, quiere decir que lo comunicamos mal.

- ¿Han habido o van a haber cambios en la estructura de la compañía, ya sea en la operación o en otras gerencias?

- Cambios sin duda, porque después de un incidente de estas características, por más que es muy menor en términos de impacto, nos obliga a revisar nuestros procedimientos.

- El Gobierno analiza una segunda multa, ¿cómo reciben esta posibilidad?

- No tenemos más información que la que ha salido en los medios. Como siempre hemos hecho, decimos y seguiremos diciendo, estamos a disposición de lo que las autoridades dispongan y lo plantearemos en el momento oportuno.

- Pero, ¿se van a defender si el Gobierno les impone una nueva multa?

- La idea no es resistir nunca la decisión que tome la autoridad, no es nuestra posición y la palabra resistir no está en nuestro vocabulario.

- ¿La clausura los sorprendió?

- Lo de la clausura nos sorprendió, nos enteramos al mismo tiempo que el resto de la población a través del anuncio que hizo el Gobernador junto con el ministro en la conferencia. Nos preocupa, no nos gusta estar clausurados. No nos gusta, no nos sentimos cómodos, estamos frustrados con lo que pasó.

- En declaraciones, el presidente de la compañía sostuvo que los trabajos demorarán 15 días para cumplir con lo que pide el Gobierno. ¿Cree que ese es el tiempo en el que puede estar cerrada la mina?

- Estoy al tanto, pero no voy a hacer comentarios sobre las declaraciones del presidente.

- ¿Cree que está en riesgo la licencia social que necesitan para operar?

- No, mi sensación es que no está en riesgo la licencia social. Creo que hay una gran cantidad de sanjuaninos que entiende la importancia y el impacto de la minería como actividad en la provincia. Sí hay que decir que en Jáchal hay un grupo de personas, que no creo que representen a la totalidad de los jachalleros, pero que no por eso dejan de ser importantes en sus opiniones, que como tal las respetamos, que tienen una posición antiminera muy firme y persistente. Estamos abiertos a responder sus consultas. Ojalá encontremos una instancia de diálogo en la cual podamos llevar adelante conversaciones de manera segura.

- ¿La va a propiciar?

- Estamos dispuestos a encontrar los espacios de dialogo con los jachalleros y con toda la comunidad que no comparta el desarrollo minero. Obviamente en un marco de respeto. Quiero recordarles que el jueves pasado subieron periodistas jachalleros y tomaron muestras de agua, respondimos sus preguntas y hablamos con ellos.

- ¿Analizan o analizaron retirarse?

- No, de ninguna manera. Nuestro compromiso con la provincia, la minería, los iglesianos y Jáchal es total y absoluta. Pedimos disculpas por lo que pasó. No sólo que no nos vamos a retirar, sino que Barrick tiene planes muy ambiciosos para San Juan, para Veladero, para la minería, para algunos otros proyectos que confiamos y esperamos poder comunicar oficialmente dentro de no mucho tiempo.

- ¿Se trata de Lama?

- En un principio estamos hablando de Lama. Saben que en Chile, en Pascua, tenemos una particularidad así que es la idea innovadora de parte de la compañía. Analicemos empezar por Lama con algún tipo de proyecto que George Bee tendrá que dimensionar y a partir de ahí, podamos hacer anuncios concretos.