El gobierno de Bolivia prohibió la importación de vinos y uvas de la Argentina durante un plazo de tres meses para proteger la producción local. Según informaron agencias internacionales, la medida también se extiende a Chile y fue tomada para apoyar al sector vitivinícola de Bolivia.

El Ministerio de Desarrollo Rural de ese país puntualizó que suspendió la entrega de permisos para la importación de esos productos del 27 de enero al 27 de abril, en tanto dure la cosecha de la uva a nivel nacional.

La decisión fue confirmada por el ministro del área, César Cocarico, durante una visita al departamento boliviano de Tarija, que es uno de los mayores productores de uva y vino de Bolivia.

Fuente: La Nación