Desde el domingo, el servicio de colectivos tendrá un nuevo cuadro tarifario. De acuerdo a los nuevos valores autorizados por el Gobierno provincial, el boleto mínimo escalará de 4 a 5 pesos y el escolar trepará de 1 a 1,50. El primero es por lejos el más demandado por los usuarios y el incremento que sufrirá representa el 25 por ciento, lo que implica un ajuste más moderado que el 33 por ciento que se aplicó durante el año que recién se va. Según el secretario de Servicios Públicos, Daniel Campos, será el único aumento de 2015.

La nueva tarifa empezará a regir a las 0 horas del domingo y fue autorizada después de duros tironeos con los empresarios de los colectivos, que desde hace tiempo reclaman un ajuste. El argumento: la variación de costos que sufrió el sector en el último año, fundamentalmente por los aumentos que la inflación provocó en el valor de las unidades 0 Kilómetro, los repuestos, el gasoil (ahora bajó un 5%, pero antes había subido un 42) y los sueldos de los choferes.

El incremento alcanza a todos los pasajes para viajar dentro de la provincia y va de un 20 a un 25 por ciento, dependiendo de la cantidad de kilómetros a recorrer. El más barato es el de la primera y segunda sección y varía 1 peso, lo que implica un 25 por ciento más para los usuarios. Y el de tercera categoría pasará de 4,50 a 5,50 pesos, es decir un 22,2 por ciento extra.

La excepción es el escolar o estudiantil, que subirá un 50 por ciento. Se trata del segundo boleto más vendido en San Juan y hacía tres años que estaba congelado. La última suba que tuvo fue en enero de 2012 y la gestión giojista decidió mantenerlo sin cambios desde entonces, a pesar del reclamo de los empresarios para que se incluyera en los actualizaciones que se disponen año a año en el precio por viajar en micro.

Incluso, el valor del escolar es el que menos creció en la última década. El boleto mínimo costaba 70 centavos en el año 2004 y con el nuevo valor, acumulará una suba del 52,5 por ciento. El estudiantil era de 50 centavos ese mismo año y al escalar a 1,50, registrará un aumento del 200 por ciento en el mismo periodo.

En cantidad de aumentos, también hay ventaja para los alumnos. Tomando el mismo lapso de tiempo (2004-2015), el boleto para ellos aumentó tres veces y para el resto de los usuarios se modificó en 10 oportunidades.

Con 5 pesos, viajar en colectivo en San Juan costará lo mismo que en Santa Fe, Formosa, Tucumán, Rafaela y Corrientes y será más barato que en ciudades como Córdoba, Rosario, La Pampa, Paraná, Jujuy, Misiones y Neuquén. Mientras que las empresas que trabajan en Mendoza y Chubut cuentan con un precio más económico, pero corren con la ventaja de estar fuertemente subsidiadas por los Estados provinciales.

Tras dar a conocer los números del renovado cuadro tarifario, Campos casi que le cerró la puerta por este año a los empresarios y su permanente expectativa de conseguir mejor rentabilidad. El funcionario aseguró que si no existe un descalabro financiero que haga colapsar el servicio, será el único aumento de 2015.

El precio por usar el colectivo es considerado un tema sumamente sensible por cualquier gestión gubernamental, en virtud de que es el más usado por la población para moverse a diario de un lugar a otro y cualquier variación repercute directamente en sus bolsillos. Sin embargo, todas las administraciones provinciales prácticamente no han tenido más opción que, así como lo han hecho con los sueldos públicos, autorizar incrementos para intentar neutralizar los efectos dañinos de la inflación.

Los mayores aumentos se dieron en 2007 (37,5 por ciento) y en 2008 (36,4 por ciento). Al año siguiente la tarifa continúo sin cambios y recién se volvió a retocar en 2010 (ver infografía).

er gestión gubernamental, en virtud de que es el más usado por la población para moverse a diario de un lugar a otro y cualquier variación repercute directamente en sus bolsillos. Sin embargo, todas las administraciones provinciales prácticamente no han tenido más opción que, así como lo han hecho con los sueldos públicos, autorizar incrementos para intentar neutralizar los efectos dañinos de la inflación.

Los mayores aumentos se dieron en 2007 (37,5 por ciento) y en 2008 (36,4 por ciento). Al año siguiente la tarifa continúo sin cambios y recién se volvió a retocar en 2010 (ver infografía).