Un proyecto de ley que plantea la creación de un fondo nacional de cese laboral para eliminar las indemnizaciones, en el que el trabajador despedido cobraría un seguro equivalente a un sueldo por año trabajado, encontró apoyo en el empresariado sanjuanino, aunque fue rechazado desde el ámbito sindical por la CGT. La propuesta es del senador nacional de Juntos por el Cambio Martín Lousteau, y se suma a otra iniciativa similar surgida desde la oposición.

El proyecto propone la creación del Fondo Nacional de Cese Laboral, "en el ámbito de la Administración Nacional de la Seguridad Social o la que en un futuro la reemplace, con el objeto de reemplazar paulatinamente todas las indemnizaciones por extinción del contrato de trabajo" previstas en la Ley de Contrato de Trabajo, según dice el proyecto.

Desde la Unión Industrial de San Juan, el nuevo presidente, Ricardo Palacios, dijo que "se trata de una propuesta positiva para generar más empleo y para salir del actual estancamiento". El dirigente dijo que la legislación laboral "está caduca" y que hace falta "generar un debate en el que haya diálogo y la búsqueda de consensos". Aclaró que "no queremos que se le quite ningún derecho a nadie y menos que se interprete como una salida para despedir empleados".

Antonio Giménez, desde la Cámara de Comercio Exterior, sostuvo que "está haciendo falta un sistema de seguro de desempleo efectivo y transparente, que debe pasar por un debate en el Congreso, porque hace falta un sinceramiento del régimen laboral ya que la realidad indica que cada vez hay menos empleados". Y agregó que "lo que está haciendo falta es la búsqueda de un equilibrio para que el costo laboral no sea tan alto, mediante una discusión sincera de todos los sectores".

Como contrapartida, el delegado regional de la CGT, Eduardo Cabello, dijo que "nos oponemos a las iniciativas de este tipo porque incluso ahora no es la primera que se presenta y siempre vamos a estar a favor de la defensa de los intereses de los trabajadores. La CGT siempre va a levantar las banderas de lo que corresponde y no podemos dejar que esto pase porque ya lo hemos visto por ejemplo en Chile".

La discusión se da cuando está vigente la doble indemnización por despidos hasta el 31 de diciembre de 2021. Es para aquellos casos de cesantías sin causa que no sean cuestionados en su eficacia extintiva, o bien para despidos indirectos. Sin embargo, en esta oportunidad, este nuevo rubro indemnizatorio tiene un tope de $500.000. Esto significa que, por ejemplo, si a un empleado le corresponde una indemnización de $700.000 por su desvinculación, la doble indemnización ya no será de otros $700.000, sino que tendrá un tope de $500.000, favoreciendo a las empresas en las desvinculaciones onerosas.

Es en medio de esta polémica que han surgido dos proyectos desde la oposición para eliminar las indemnizaciones. El primero fue presentado por el diputado nacional fueguino Héctor Stefani, que propone también la creación de su seguro de desempleo, que sería administrado por un ente autárquico, como el Banco Central.

Ahora, en la propuesta de Lousteau, el Fondo de Cese Laboral estará integrado por un aporte mensual obligatorio por cada trabajador a cargo del empleador, que se realizará desde el momento en el que se da inicio a la relación laboral. Además, el empleado hará otro aporte obligatorio que no podrá exceder del 12% de la remuneración mensual bruta durante el primer año y del 8% para los años subsiguientes", según está aclarado en la iniciativa.

La intención desde el sector empresario de cuestionar las indemnizaciones no es nueva. Incluso apenas asumió como nuevo presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja viene insistiendo con la idea de reemplazar las indemnizaciones laborales por un seguro de desempleo.

Además, según un informe elaborado por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra), el 51% de las empresas del sector tiene previsto ampliar su planta de personal en los próximos seis meses. Pero advirtieron que el principal freno para contratar, al menos en el corto plazo, es la vigencia de la doble indemnización por despidos, que el Gobierno nacional ha dispuesto prorrogar otra vez, ahora hasta fin de año.

Máximo

500 Es, en miles de pesos, el tope del pago de una indemnización a un trabajador cesanteado que rige ahora.

Vigencia

Según la última decisión del Gobierno nacional y después de sucesivas postergaciones, el pago de la doble indemnización de trabajadores cesanteados rige hasta el 31 de diciembre de este año. Como ya ha venido sucediendo, no se descarta que el plazo se vuelva a extender.

Los puntos principales

Anses

La propuesta del senador nacional de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau, es la la creación de un Fondo Nacional de Cese Laboral, que funcionará en el ámbito de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), que será el organismo encargado de su manejo.

Alcance

El proyecto de Lousteau, a diferencia del anterior, en Diputados, tiene alcance sobre el total de los trabajadores en relación de dependencia, para los nuevos contratos y los vigentes. Según sus promotores, "mejora" la anterior propuesta del fueguino Héctor Stefani.

Integración

El fondo se integrará por un aporte mensual obligatorio por cada trabajador a cargo de la parte empleadora, Además, habrá un un aporte obligatorio del empleado que no podrá exceder del 12% de la remuneración mensual bruta durante el primer año y del 8% para los subsiguientes.

Parámetros

Los porcentajes mencionados en el punto anterior serán los valores máximos, ya que el monto del aporte obligatorio mensual y su fecha de pago será establecido por la autoridad de aplicación en base a parámetros como la rotación en el sector y la cantidad de trabajadores.

Retroactivo

En el proyecto se aclara que en las relaciones laborales iniciadas con anterioridad a la entrada en vigencia de la nueva ley, el empleador podrá aportar al fondo el monto retroactivo correspondiente y en la modalidad que determine la reglamentación, a fin de que se cubra el cese laboral.