Marcelo Álvarez, director Ejecutivo de Barrick en Argentina y Chile, dijo que el nuevo plan de inversiones diseñado para la mina Veladero ubicada en la localidad sanjuanina de Iglesia, prevé un desembolso en infraestructura de aproximadamente 409 millones de dólares para los próximos 12 años. Esto es hasta 2033, año en que se estima que terminará la producción de la mina, si es que la exploración no encuentra nuevos desarrollos. Además el directivo adelantó que en septiembre comenzará la construcción de la fase 7 de la ampliación del Valle de Lixiviación, obra que implicará una inversión superior a los 100 millones de dólares. La empresa actualmente está desarrollando la ingeniería de detalle, gestionando permisos y comprando insumos básicos para la obra. Y consideran que podrán participar muchos proveedores locales, a raíz del desarrollo logrado en la fase 6 de ampliación que está concluyendo. Las declaraciones del directivo fueron formuladas en el marco de la semana de la minería. El desembolso de más de 400 millones de dólares en 12 años se explica por las nuevas expansiones del valle de lixiviación en su fase 7 y siguientes. También se calcula allí la expansión de la flota minera con 4 camiones y 2 perforadoras y planes de inversión para medir los recursos minerales. "Aún estamos estimando el impacto positivo que tendrán en mano de obra cuando se desarrollen, hay que recordar que durante la construcción de fase 6 Veladero llegó a superar los 4.500 trabajadores siendo un 90% de ellos sanjuaninos", indicó Alvarez. El otro hito valioso para Veladero, a finales de 2021, es la culminación de la línea eléctrica. Una vez terminada, la línea de transmisión de energía permitirá que Veladero se conecte a la energía renovable de la red proveniente de Chile y deje de operar la planta de generación diesel. Como parte de los acuerdos incluyen la compra de energía renovable, Veladero reducirá significativamente la huella de carbono bajando las emisiones de CO2 equivalente en 100.000 toneladas al año tras la puesta en marcha. Además se están analizando obras tales como una cinta transportadora, electrificar equipos en la operación o sumar elementos robotizados en la planta. En la compañía también están viendo que si Veladero con Lama, o cualquier depósito satélite sumara más recursos, sería necesario en ese futuro un nuevo valle de lixiviación, algo que también se estudia. La exploración también sigue firme y para 2021 se están ejecutando más de 13.500 metros de perforación para profundizar el conocimiento geológico en Veladero, Lama, Del Carmen y objetivos satélites cercanos que requerirán un presupuesto aproximado a 8 millones de dólares.

Hace dos años, en 2019, Veladero era una operación con muy bajo desempeño que necesitaba con urgencia un nuevo enfoque para ser eficiente. Con la fusión entre Barrick y Randgold fue posible rediseñar y revisar la operación, y se invirtió tiempo y recursos en comprender el potencial geológico de Veladero y de todo el distrito, admitió Alvarez. Eso posibilitó la extensión de la vida de la mina hasta el 2033, tres años más de lo planeado, ""y estamos considerando el potencial de 3 años adicionales". Esa revitalización de Veladero dio lugar a las obras de infraestructura que entre 2020 y 2021 significaron una inversión de más de 219 millones de dólares. Las tres principales son la pista de aterrizaje, que se completó en enero, la ampliación del valle de lixiviación en su fase 6, que finalizará en mayo; y la línea eléctrica que se prevé completar para fin de año. Por otro lado, la compañía ya está activa con la fase 7 en cuanto a la elaboración de la ingeniería y tramitación de los permisos. "En este momento estamos en la última etapa de puesta en marcha de la obra en fase 6 que se concretaría a mitad de mayo", indicó el directivo. Añadió que los contratistas están entregando los trabajos electromecánicos y la colocación de material geo sintético, con el fin de obra y desmovilización previsto antes del invierno. Para Barrick, la fase 6 es una obra muy importante para la mina, ya que posibilitará que desde el mes de junio próximo retome su ritmo normal de producción, apilando y regando mineral en esta nueva área. ""Contar con la fase 6 y las futuras expansiones del valle significan nada menos que asegurar la integridad y sostenibilidad de los planes de minado para la próxima década", aseguró. Además, con una inversión superior a los 163,5 millones de dólares, y por su ingeniería y extensión que lo hace un valle completamente nuevo respecto al anterior, la fase 6 ha sido la obra más importante en Veladero desde 2005 cuando se terminó de construir la mina.

Otros temas

Proyecto Taguas

Al ser consultado sobre si está dentro de los planes de la compañía adquirir a futuro el proyecto Taguas, vecino a Veladero, Alvarez dijo que el foco de Barrick es desarrollar un extenso programa de exploración y valoración de los recursos propios con que la compañía cuenta en todo el cinturón de El Indio. Pero no descarta considerar todas las opciones siempre que cumplan con los filtros y criterios de inversión que la compañía ha fijado.

Fideicomisos

Con la nueva etapa de Veladero, la Fase 6, se acordó con las autoridades un aporte adicional a todos los impuestos que actualmente se pagan, de 1,5% del valor bruto de ventas, que será destinado al fideicomiso de infraestructura en comunidades.

Si se considera la vida que le queda a Veladero, son más de 100 millones de dólares en los próximos 12 años que se van a invertir en mejoras para las comunidades.

Grupos hostiles

Respecto a movimientos anti-mineros que actualmente afectan a provincias como Chubut y Catamarca, el directivo indicó que el camino es seguir profundizando el diálogo, trabajando juntos los gremios, cámaras, universidades, organizaciones no gubernamentales y el Estado para articular un plan que pueda darle a más comunidades en otras provincias, la oportunidad de desarrollarse a partir de una minería sustentable que genere valor para todos.