Los precios minoristas volvieron a subir con fuerza en marzo y alcanzaron un aumento promedio del 2,4%, de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado este jueves por el Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC). La suba en alimentos y bebidas, educación e indumentaria fue lo que impulsó al promedio general.

 

Los bienes -como alimentos, frutas, verduras y alimentos- que representan 61,5 por ciento de la canasta, tuvieron en marzo una variación de 2,6%; mientras que los servicios, que explican el 38,5%, tuvieron una variación de 2% respecto al mes anterior.

 

A su vez, los precios regulados -entre los que se encuentran los servicios públicos- aumentaron en marzo 3,3%; los estacionales -como el rubro educación- 3,7%; y el IPC Núcleo -conformado por alimentación y otros rubros de necesidad básica- se incrementaron 1,8%. Desagregando las categorías, lo que más se encareció en el tercer mes del año fue servicios básicos y combustibles para la vivienda con un incremento del 10%, algo que se repitió por segundo mes consecutivo.

 

 

Luego aparecieron verduras (+7,7%); ropa exterior (+6,8%); servicios educativos (+6,7%); carnes (5%); productos medicinales y accesorios terapéuticos (+2,9%); productos de panificación, cereales, y pastas (2,8%); productos lácteos y huevos (+2,5%); bebidas no alcohólicas (+2,4%); y comunicaciones (2,4%).Por el contrario, los ítems que bajaron fueron: turismo (-5,8%); reparaciones y gastos comunes para la vivienda (+5,6%); frutas (-2,2%); y adquisición de vehículos (-0,5%).

 

Por su parte, los productos y servicios que menos subas registraron en marzo fueron: servicios para el hogar (+0,2%); diarios libros y revistas (+0,2%); transporte público de pasajeros (+0,4%); equipamiento del hogar (+0,9%); servicios para la salud (+1,1%); y cigarrillos y accesorios (+1,2%).