La construcción de la línea eléctrica para abastecer la futura mina de cobre Josemaría, en Iglesia, llevará dos años con un costo estimado en los U$S 297,5 millones, según las cuentas que sacan en el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE). El dinero será aportado por Deprominsa, la propietaria del proyecto, y lo podrá descontar de las futuras regalías, según la legislación vigente. No obstante el tiempo que llevará colocar el tendido y las obras anexas, no será un obstáculo para levantar la mina, que demandará unos cuatro años, porque durante ese tiempo está previsto que utilice equipos de generación propios.

Los datos fueron expuestos durante la charla que el presidente del EPRE, Oscar Trad, dio en el marco del ciclo "Historias compartidas" de la Cámara Minera de San Juan. Según la charla del directivo y de acuerdo a datos aportados por la propia empresa, se trata de una Línea de Extra Alta Tensión (LEAT) de 500 kV, que partirá desde la actual estación transformadora (ET) Rodeo, en Iglesia, hasta el yacimiento, al norte de la provincia. Y tendrá una extensión aproximada de 265 km.

Según explicó Trad, los primeros 100 kilómetros no tendrán tanto dificultad para instalarse porque se trata de un terreno más llano. Por eso el costo por kilómetro rondará los U$S 500.000. El problema son los otros 165 km, por un terreno más complicado y entre montañas y que por eso el valor del km se eleva y llega a los U$S 1,5 millones. El total asciende a los U$S 297,5 millones.

Además del tendido de la línea harán falta una serie de obras complementarias, como por ejemplo la ampliación de la actual Estación Transformadora (ET) Rodeo, la adecuación de la actual LEAT que une la ET Nueva San Juan con la ET Rodeo, que actualmente es operada en 132 kV y que se deberá llevar a 500 kV). También la ampliación de la ET Nueva San Juan en 500 kV, y la construcción de una ET en Josemaría.

Si bien la línea será para llevar la electricidad a la futura mina y la pagará la empresa, será de uso público y servirá para otras inversiones privadas en centrales de generación eléctrica renovable, como la solar, y para darle mayor estabilidad al sistema eléctrico. También brindará oportunidades de acceso a la red eléctrica hacia las regiones al norte de San Juan para futuros emprendimientos mineros o turísticos, y habilitará el fortalecimiento de la red eléctrica de la provincia a través de posibles futuras interconexiones con La Rioja.

Aunque se trata de un costo elevado que deberá afrontar Deprominsa, hay que aclarar que será el primer proyecto en el que se aplicará la ley que establece que una empresa minera puede compensar la inversión con el pago de futuras regalías.

Según datos aportados por la empresa, la futura mina Josemaría demandará una potencia eléctrica de 270 MW, con picos de hasta 320 MW, asociada principalmente a los procesos de trituración y molienda del mineral de cobre. Se trata de una demanda considerable, muy superior a la que requiere por ejemplo la extracción de oro, y que en términos relativos se trata de una potencia equiparable con el actual consumo de toda la provincia.

El proyecto está en una etapa de ingeniería conceptual y en preparación del manifiesto del impacto ambiental.

Distancia

432 Es la cantidad de kilómetros que separan la futura mina, ubicada en el extremo norte de Iglesia, con la Ciudad de San Juan.

Método

El proyecto Josemaría propone un minado convencional a cielo abierto y procesamiento del mineral de cobre, oro y plata mediante trituración y molienda, flotación y filtración del concentrado. La operación está estimada en 19 años.