Porque más gente dejó de buscar trabajo, a fines de 2016, el desempleo alcanzó al 7,6% de la población activa, de acuerdo a los datos del INDEC. Proyectado a todo el país son 1,4 millones de desocupados, de los cuales 500.000 viven en los partidos del Gran Buenos Aires.

 

Es un descenso con relación al 8,5% del tercer trimestre del año pasado al 9,3% del segundo trimestre. La comparación se detiene aquí y no se puede saber qué paso con relación a un año atrás porque el INDEC considera que la series que van del primer trimestre de 2007 hasta el cuatro trimestre de 2015 están bajo “con reservas” por las manipulaciones de la anterior gestión.

 

Esta baja del desempleo no fue porque se crearon más empleos sino porque más personas sin ocupación dejaron de buscar empleo. Y encontraron “refugio en la inactividad”, según consigna el comunicado del INDEC. La tasa de actividad bajó de 46% del segundo y tercer trimestre de 2016 a 45,3% en el cuarto trimestre, lo que equivale a que 280.000 demandantes de empleo menos. De acuerdo a especialistas, esto sucede por el llamado "factor desaliento": pocas perspectivas de encontrar un trabajo.

 

En cambio, hubo un leve incremento de la tasa de subocupación – del 10,2% en el tercer trimestre de 2016 al 10,3% en el cuarto—que corresponde a la gente que trabaja pocas horas.