Refuerzo. El caño que se está colocando en la actualidad servirá para reforzar la dotación de agua potable al Gran San Juan.

 

 

La obra de remodelación de la Avenida Central, desde Paula Albarracín de Sarmiento hasta la calle Villicum, actualmente en ejecución, estará habilitada al tránsito vehicular recién para fin de año, según confirmó el titular de Vialidad Provincial, Juan Magariños. El funcionario dijo que debido a una serie de imprevistos y de obras adicionales que han ido surgiendo se atrasaron los planes originales, que contemplaban tener toda la vía de comunicación pavimentada para octubre. La otra novedad es que el Gobierno provincial quiere hacer el llamado a licitación del tramo que falta, de unos 2.000 metros, desde Villicum hasta Rastreador Calívar, antes de que finalice el 2018. Tendrá un presupuesto aproximado de 300 millones de pesos, que saldrán de las arcas locales.

Se trata de una obra pensada para agilizar el tránsito hacia el Oeste del Gran San Juan, que se diseñó para ser ejecutada en dos etapas. La primera, que tuvo un costo calculado en los 250 millones de pesos, tiene una extensión de poco más de 1.600 metros y comenzó en junio del año pasado. Ahora vendrá el llamado por la otra etapa, para comunicar con Rivadavia, uno de los departamentos que más creció en los últimos años.

Una de las tareas que está llevando los mayores esfuerzos, según contó Magariños, es la colocación de una cañería de 600 milímetros, que reforzará el transporte de agua potable desde la planta de Marquezado al Gran San Juan.

 

 

Según el plan previsto, en la primera semana de octubre quieren habilitar al tránsito el tramo que va desde Esteban Echeverría a Soler y luego completar todo el tramo desde Paula Sarmiento hasta Villicum. El funcionario aclaró que los autos podrán circular por la nueva calzada, pero que después se irán terminando las obras complementarias, como forestación, construcción de cunetas y el alumbrado público correspondiente.

Si la nueva sección se licita antes de fin de año, los trabajos se podrían comenzar a principios de 2019, hasta completar la pavimentación hasta Rastreador Calívar. Otras tareas que quedarán para más adelante serán el ensanche de la Central en la zona de La Bebida, que incluirá la reparación del puente sobre el canal y la modificación de la línea del arbolado.


 

Calzada

11

Son los metros de ancho que tiene, en promedio, la Central hasta ahora. El plan es llevarla a 22,5 metros de ancho en la mayor parte del trazado.

 

Soterramiento

Otro avance que tiene la obra es que el Canal Valdivia, que corría por el costado de la avenida, será entubado en toda su extensión, con lo cual dejará de ser un riesgo para la población.