Situación. Donna sostuvo que no hay escasez de productos en las góndolas, sino que si un proveedor no entrega algo es porque a la semana siguiente llegará con aumento.

 

Las ventas de los supermercados locales cayeron en junio, en comparación con el mismo mes del año pasado, un 10%, según dijo ayer Alejandro Donna, titular de la Cámara Sanjuanina de Supermercados. El fenómeno, según explicó el directivo, es producto de la fuerte escalada de los precios de los últimos 60 días, que se agudizó con la corrida cambiaria y el alto impacto que tuvo la suba del dólar en los alimentos. Los datos corresponden a los negocios locales y no incluye a las grandes cadenas.

"Estamos pasando por una etapa muy compleja", dijo Donna en el programa Redacción San Juan, del Canal 34 de la televisión digital. Es porque explicó que los márgenes de utilidad se han venido acotando mucho, pero no pudieron continuar con esa práctica en los últimos dos meses porque se ponía en riesgo la propia continuidad del negocio. "No había mucho más pulmón cuando empezó la volatilidad del dólar y tuvo un fuerte impacto sobre los productos", dijo el dirigente. Lo que querían evitar es que, como venían mal las ventas y a eso se le añadía la suba de precios, vendieran todavía mucho menos. Lo cierto es que si bien el dólar llegó a los 29 pesos hace poco más de una semana, el viernes cerró a 27,75 pesos la venta en la franja del sector minorista por la intervención del Banco Central y la liquidación de divisas por parte de los exportadores.

La preocupación del sector, también se extiende a que "cada vez que llega un proveedor trae una lista de precios nueva", al punto que dijo que en muchos negocios han tenido que destinar personal administrativo para remarcar los precios. "Los supermercados hemos tenido que destinar recursos administrativos, que estaban para otras actividades, para la actualización y remarcación de precios porque las variaciones son casi diarias", dijo Donna.

El empresario mencionó que es difícil hablar de cuánto han aumentado los precios de los artículos en este tiempo. "Es que algunos han aumentado un 5%, pero otros más de un ciento por ciento. La harina, por ejemplo, en diciembre costaba entre 250 a 270 pesos la bolsa y ahora está en más de 650 pesos, incluso en 690 pesos", explicó. "Lo que podemos decir es que todo ha aumentado, pero es difícil calcular cuánto en cada producto. A un supermercado pueden llegar diariamente entre 5 a 20 distribuidores y cada vez que llega uno trae una lista de precios nueva", agregó.

No obstante las dificultades del sector, Donna destacó la ayuda obtenida del Gobierno provincial, como el convenio con el Banco San Juan para recibir las tarjetas de la entidad durante todos los días, de lunes a lunes, en 3 cuotas sin interés, y a eso se le agrega el martes un descuento del 10%. En cambio cargó con el Gobierno Nacional al sostener que "nuestros grandes problemas tienen que ver con el IVA, el costo laboral y la tributación por cada empleado, por citar algunos ejemplos".


 

Precios acordados


En la Cámara de Supermercados destacaron como un logro el acuerdo con el Gobierno por el programa "Precios Acordados". Se trata de un plan de ofertas de productos sanjuaninos, entre los que hay lácteos, aguas, sodas, jugos, aceites, vinos, carnes, fideos y pollos, entre otros, todos elaborados por pymes locales, que se venden en comercios identificados con un logo.

"Fue algo muy bueno que el Gobierno sentara a los grandes proveedores, a los supermercados y almacenes e incluso a los productores locales. Eso permitió que se acordara una canasta básica alimentaria, con intervención de nutricionistas, que establecieron que una serie de productos no podían faltar en una cocina. Así se armó una lista con precios congelados, que se van renovando cada 30 días", dijo Donna.