Barrick anunció ayer que la inversión requerida para desarrollar la mina Pascua-Lama subió entre un 10% y 20%, hasta los U$S 3.600 millones de dólares, según informó ayer en su reporte de resultados del cuarto cuatrimestre del 2010.

Según ese documento, la presión en los costos de capital se debe primordialmente al robustecimiento del peso chileno, mano de obra, productos básicos (commodity) y otros factores de aumentos de costos en ambos países, y la alta inflación, particularmente en Argentina. Se espera que la producción comience durante la primera mitad de 2013. Se informó además que ya se ha comprometido un 40% del capital, que los procesos de ingeniería detallada y adquisiciones superaron el 90% y que se ha efectuado cerca del 60% del movimiento de tierra necesario para la planta de procesos y las instalaciones de apoyo minero. Además, la construcción de la línea de transmisión ha comenzado y el nuevo camino de acceso de Punta Colorada tiene un 75% de avance. La ocupación de los campamentos en Chile y Argentina continúa incrementándose, con más de 2 mil ocupantes en ellos.