Los aumentos de la luz, los colectivos y el combustible -y los precios regulados en general- impulsaron la inflación de febrero, que cerró en un 2,4%, y los especialistas esperan para fin de año una inflación en torno al 20%, o sea, por encima de la meta de inflación.

 

Las principales subas, según el Indec , se registraron en los capítulos Vivienda, Agua, Electricidad, Gas y otros Combustibles (3,8%), Transporte (4,5%), Salud (2,3%) y Comunicación (9,1%). Los expertos privados ya habían anunciado con mucha anticipación el impacto de la suba de transportes (+33%), electricidad (+30%), y prepagas (+4%). A esto sumaban el golpe que proporcionaría en el bolsillo el aumento en los precios de los combustibles en los surtidores por la devaluación y el alza del crudo internacional. La inflación núcleo fue de 2,1%.

 

 

"Proyectamos una inflación anual de 19,5% para diciembre de 2018, casi 5 puntos porcentuales por encima de la meta; y de un 23,3% promedio para el año. El ajuste de tarifas de servicios públicos aportará un mínimo de 6 puntos porcentuales sobre el total", estimó LCG en su último informe. Y agregó: "La primera mitad del año cerrará con una inflación acumulada de 11,8%".

 

En algunas áreas del Gobierno todavía hay cautela sobre la marcha de los precios. Por caso, el Banco Central decidió ayer dejar en claro ayer que el proceso de ajuste a la baja en las tasas que le impuso la Jefatura de Gabinete al flexibilizar a fin de año la meta de inflación sigue "en pausa" hasta que la entidad detecte que la inflación empieza a sosegarse. Luego de mantener sin cambios la tasa, aclaró en su comunicado que "no relajará su política monetaria hasta que se confirmen señales de desinflación compatibles con el sendero buscado".

 

Sin embargo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó que "la inflación está bajando" en su primer informe esta mañana ante la Cámara de Diputados. "El año pasado la inflación fue menor que en 2016 y este año será más baja que en 2017" y agregó: "Lo estamos haciendo sin atajos, con un tipo de cambio flotante y actualizando un atraso de las tarifas de los servicios públicos que era necesario corregir para poner los subsidios en los lugares que más lo necesitan", explicó Peña.