Cesantías. En los primeros días de septiembre 12 trabajadores de la farmacia de UDAP se quedaron sin empleo por un ajuste de personal.

El costo de los medicamentos aumentó en el último año, desde septiembre del año pasado hasta el mes pasado, hasta un 100%, con una caída en las ventas estimada hasta en un 20%, según fuentes del sector. La situación generó que en el mismo período hayan cerrado en el Gran San Juan 6 farmacias con la pérdida de unas 40 fuentes de empleo, según dio a conocer Miguel Montaña, titular de la Asociación Sanjuanina de Trabajadores de Farmacias. 


El panorama no escapa a lo que está pasando en otros sectores de la economía por los coletazos que generó la suba del dólar tras las primarias de agosto y la incertidumbre que han generado las elecciones generales de mañana domingo. Pero en particular el sector de la salud ha sido de los más afectados y viene con números en rojo en lo que va del año.


Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la suba de precios de los remedios en los últimos 12 meses fue del 97,7% en el caso de Cuyo, mientras que en los primeros 9 meses del año el incremento alcanzó al 59,7%. En el sector atribuyen la suba a que en la elaboración de los medicamentos hay componentes importados, que se han visto impactados por la suba del dólar que, por ejemplo, ayer cerró a 65 pesos en el último día de operaciones antes de los comicios de mañana. Entre esos componentes están las monodrogas, a lo que hay que sumar los distintos tipos de envases que se utilizan en la actividad, encarecidos también por la inflación.


En San Juan el fenómeno ha pegado fuerte al punto que desde el gremio que agrupa a los trabajadores, Montaña dio a conocer que en el último año cerraron sus puertas 6 farmacias en el Gran San Juan. "No eran grandes negocios pero son pérdidas de fuentes de trabajo", dijo el dirigente. Es que en ese período calculó que se han producido unos 40 despidos, que es casi un 5% del total de trabajadores en la actividad, que son unos 800.


Un trabajador del sector, en la categoría de gestión de farmacia, gana unos 32.000 peso en mano, mientras que un cadete percibe unos 24.000 pesos.


Uno de los despidos que más preocupó fue el de la farmacia del gremio docente UDAP, cuando en los primeros días de septiembre un total de 12 trabajadores fueron despedidos por un ajuste de personal en la entidad.


En la actividad aclaran que, lejos de beneficiarse por el aumento del valor de los medicamentos por una mayor facturación, los perjudica porque el 80% de las ventas se hace a través de la seguridad social. En ese ámbito, el PAMI representa el 60% de la facturación, el 30% corresponde a la Obra Social Provincia y el 10% restante al resto de las obras sociales. Pero el problema es que la mayor de las obras sociales tiene un sistema capitado y el monto de las cápitas no ha venido acompañando el incremento de los costos. "Las ganancias son cada vez menos", dijo Mauricio Caif, secretario de la Asociación de Propietarios de Farmacias. Entre los ejemplos de medicamentos que tienen mucha salida y que incrementaron el 100% su valor en el último año pueden citarse los casos del Actron 600, por 20 comprimidos, que ahora cuesta 379,50 pesos. El Tafirol 500, por 10 comprimidos, cuesta 51,50 pesos y el Sertal por 10 pastillas vale 170 pesos.


Mauricio Barceló, del Colegio Farmacéutico de San Juan, dio como ejemplos de la suba de precios que sólo en el mes de septiembre los medicamentos sin receta aumentaron el 3,25%, mientras que los que se expenden con receta subieron el 3,14%. Y por esa situación manifestó su preocupación.


Empleo
800 Es la cantidad de trabajadores que se desempeñan en unas 200 farmacias que hay en la provincia, según el gremio del sector.


La crisis en el Colegio Médico

Otro de los sectores que también está en problemas es el de los sanatarios que dependen del Colegio Médico de San Juan. Hace casi dos semanas, Mario Penizzotto, titular de la entidad, advirtió que si no obtenían ayuda del Gobierno sanjuanino, a través de un subsidio o que el Estado se hiciera cargo de parte de sus empleados, no garantizaban el funcionamiento de sus dos centros asistenciales, el Hospital Privado y el CIMYN. La otra opción era despedir personal antes de fin de año.


No es una situación para dejar de atender porque la entidad tiene, con sus dos sanatorios, el 60% de las camas del sector privado de la salud en la provincia.


A partir de la advertencia de Penizzotto se iniciaron una serie de negociaciones con la ministra de Salud Pública, Alejandra Venerando, que todavía se están llevando adelante, según dijeron fuentes del sector.