Dos días después que sus pares del Ejecutivo, los trabajadores de la Cámara de Diputados y del Poder Judicial consiguieron el viernes un incremento salarial a partir de este mes. Los legislativos acordaron un suba del 23 por ciento del básico y la incorporación al mismo de una suma fija que implica un 1,7 por ciento; mientras que los judiciales negociaron un 23 por ciento más al básico, 138 pesos extra de presentismo y 140 pesos de suma fija.

Los aumentos en ambos casos son prácticamente de la misma magnitud que en el Ejecutivo, como viene pasando en los últimos años con el ánimo de evitar tratamientos desiguales. La gestión giojista acordó el miércoles una recomposición con los gremios ATE, UPCN, ATSA, SOEME y Sitraviap del 23 por ciento del básico y una suma fija de 140 pesos.

La diferencia está en el alcance. El aumento que dieron el Ejecutivo y el Legislativo es, por ahora, solamente para el personal administrativo. En la Justicia incluye a todos -a excepción del presentismo-, administrativos, funcionarios, magistrados y fiscales.

Según dijo el titular del gremio legislativo APEL, Mario Mercado, el aumento que consiguieron en la negociación con el vicegobernador, Rubén Uñac, implica para la categoría más baja 476 pesos más de bolsillo.

María del Carmen Ortega, de la Unión Judicial, explicó que el aumento que les toca significa unos 500 pesos más para el cargo de escribiente, que se va a unos 4000 pesos. Sobre el impacto para el personal jerárquico, dijo no tener la información a mano.

Sumando a los docentes y a los médicos, que también acordaron con el Ejecutivo, todos los empleados públicos provinciales tendrán más plata en el bolsillo a partir de marzo. Lo venían pidiendo desde fines del año pasado, debido a la pérdida del poder adquisitivo por los aumentos de precios.

Como es costumbre cada vez que hay una recomposición para los estatales provinciales, ahora se espera que empiece la negociación con los gremios municipales (UPCN y SUOEM) . El gobierno central ha dispuesto de ayudas extraordinarias en los últimos años para que los intendentes hagan frente al aumento. Por ahora, nadie del Ejecutivo provincial habló públicamente del tema.