El 17 de abril pasado el titular de Agroindustria, Buryaile vino a San Juan y en un encuentro con viñateros prometió regresar al mes siguiente para tratar la importación de vinos y la bromuración de la uva que exige Brasil. Aún no cumple.  <

/figcaption>

 

Los productores locales de uva salieron ayer con los tapones de punta a reclamar que en la política nacional de limitar la apertura comercial del país y frenar importaciones se está excluyendo a las economías regionales. El presidente de la Asociación de Viñateros Independientes de San Juan y secretario de Relaciones Internacionales de CAME, Juan José Ramos dijo que hay malestar en el sector ‘’porque mientras se anticipan frenos a importaciones que afectan a alimentos, calzado y textiles, nada se habla de productos como el vino, la uva o la cebolla propios de esta economía regional’. Adelantó que a través del área de Economías Regionales de la CAME se solicitará una reunión urgente con el Ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, para acercarle la queja. El tema cobro importancia cuando trascendió ayer en medios nacionales que la Nación anticipó a referentes del sector productivo y comercializador un cambio de rumbo para ‘cerrar la economía‘ en los próximos meses y bajar el volumen de importaciones. La intención oficial es reemplazar a las licencias no automáticas con una serie de barreras paraarancelarias que garanticen un freno parcial y progresivo al ingreso de productos, principalmente alimentos, calzado, textiles y elementos del transporte. Incluso el secretario de Comercio, Miguel Braun, dijo hace 10 días que aplicarán una política para ‘cuidar a los sectores más emblemáticos‘. Ese ‘cuidado’ a ciertos sectores industriales se notó con la resolución 523-E/2017 que agregó 43 nuevas licencias no automáticas para el ingreso de diferentes productos, ‘’pero no figura ningún producto de las economías regionales’’, lamentó Ramos. 

El planteo

Los viñateros dicen que el atraso cambiario dificulta las exportaciones vínicas y permite la importación de vino a granel de Chile que provocará baja de precios al productor y sobrestock, en momentos de caída de consumo interno. 

La noticia se amplificó y no tardó en hacerse eco desde varios sectores locales. ‘’De ser así, porque aún no nos ha llegado comunicación oficial, lo que queda por decir es que nos encantaría que nos escuchen, que haya una escucha federal antes de tomar este tipo de decisiones’’, opinó la secretaria de Industria, Sandra Barceló. Por su parte, el Ministro de Producción, Andrés Díaz Cano; aseguró que va a seguir insistiendo ‘en esto de frenar las importaciones para incluir todos los productos que están afectándose en la provincia’’. Mencionó no solo la queja por la importación de vinos que viene planteando desde el 2016 y que reiteró la semana pasada en el Consejo Federal Agropecuario, sino también de otros productos agrícolas y de las autopartes. Hugo Goranzky, titular de la UISJ; abogó por evitar la queja y rescatar el dialogo con la Nación, ‘’insistir en mesas de consenso regionales y hacerles llegar el listado de productos que tienen que intentar frenar’’.

Incremento

16 

rong>por ciento aumentaron las importaciones de bienes de consumo en los primeros 5 meses de 2017 respecto al 2016. El total de importaciones subieron 12,5% este año.