Expectativa. Cuando la vendimia está prácticamente finalizada, los viñateros tienen expectativas en el sentido de que los precios de las uvas puedan mejorar.

Los productores nucleados en dos entidades sanjuaninas, la Federación de Viñateros y la Asociación de Viñateros Independientes, volvieron a plantear la necesidad de que el sector bodeguero actualice el valor de compra de las uvas y que mejores los plazos, atendiendo a que sigue escalando la espiral inflacionaria y al valor del dólar. Como medidas de presión proponen a los hombres del agro que no facturen todavía su cosecha a los establecimientos elaboradores y les piden a los gobiernos, tanto de San Juan como de Mendoza, que le planteen al Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) que corra la fecha de liberación del vino, prevista inicialmente para el 1ro de junio, al 31 de agosto.

Actualmente las bodegas están ofreciendo 4 pesos por kilo a pagar en 7 cuotas, desde julio a enero del 2020, lo mismo que se abonada en la vendimia del año pasado, pero con una situación totalmente distinta. Ahora la economía está en crisis, todas las tarifas y los precios han aumentado, menos los de la uva. Por eso, con las medidas propuestas, esperan llegar a por los menos 6 pesos por el kilo de uva y reducir los plazos a unos 6 meses.

"Las condiciones han cambiado", dijo Juan José Ramos, titular de la Asociación de Viñateros Independientes. Y Eduardo Garcés, de la Federación de Viñateros, sostuvo que "yo vengo aconsejando a los productores que no facturen para ver si mejoran los precios".

No facturar la cosecha les significará a los bodegueros no poder disponer de los vinos y si a eso se le suma que el INV acceda a correr la fecha de los liberación de los caldos, en el sector viñatero entienden que se lograrán tonificar sensiblemente los precios.

Los viñateros ya venían con este tipo de planteos, pero ahora vuelven a la carga en un momento en el que la vendimia está prácticamente finalizada y cuando los bodegueros tienen apuro para facturar los kilos recibidos para congelar los precios y evitar nuevas demoras.

Incluso estos temas ya se los han plantado al gobernador Sergio Uñac la semana pasada y esperan acercarle una nota con más argumentos al ministro de la Producción, Andrés Díaz Cano, en la semana que se inicia.

La medida de correr la fecha de liberación de los vinos no es nueva y se ha usado durante años. Antes de los "60 era un mecanismo que tenía en cuenta la fecha en la que los vinos estaban aptos enológicamente para el consumo. Pero a partir de entonces se usó algunos años, a partir de la aparición de excedentes, como ocurre ahora, como un elemento regulador del mercado de vinos.

Los viñateros quieren que se vuelva a poner en práctica en un año en el que el Gobierno sanjuanino, en un intento por mejorar los valores del mercado, salió con un operativo de compra de uvas para la elaboración de mostos a 5,50 pesos el kilo, en 2 cuotas, que en la práctica dio muy buenos resultados. Pero en el sector creen que todavía hay tiempo de mejorar esos valores.

Por eso también plantean, como medidas adicionales, que el INV disponga que el ciento por ciento del vino tinto sea de uva tinta y no del 65%, como es ahora.

"Estamos sugiriendo que los productores que vendieron la uva que no facturen todavía porque las entidades solicitaremos a las empresas un reajuste de los precios pactados", aclaró Ramos.

De no modificarse la situación, en el sector entienden que buena parte de la cosecha va a quedar en manos de unos pocos industriales "a precios irrisorios, de 4 pesos por kilo, igual que el año anterior y con una inflación galopante", dijo Ramos.


Asamblea
 

Parar analizar la situación y decidir las acciones a seguir, ambas entidades, la Federación de Viñateros y los Viñateros Independientes, convocaron a los productores para una asamblea a realizarse el jueves 9, a las 20, en la sede de Sarassa 256 Este, Trinidad. Para ese día esperan tener un panorama más claro de la situación del sector.