Desde antes de que se declarara la pandemia del Covid-19 la provincia de San Juan ya tenía inconvenientes con el servicio de internet, al no contar con un desarrollo apropiado que permitiera una buena velocidad de navegación. Con el advenimiento del coronavirus y el incremento de actividades que se comenzaron a hacer on line en todo los ámbitos, esas complicaciones crecieron a tal punto de que hay sectores de la sociedad que se encuentran actualmente imposibilitadas de llevar a cabo labores a distancia mediante el uso de la tecnología.

El uso intensivo de internet para satisfacer las necesidades de trabajo, educación y esparcimiento, con una mayor cantidad de personas en sus hogares o en determinados ámbitos, obligados por la propagación del temible virus, ha dejado al descubierto que el servicio de internet con que cuenta la provincia es insuficiente o no cumple con las expectativas que requiere la vida moderna.

Las últimas mediciones realizadas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) determinaron que en relación a las conexiones a internet que tiene cada provincia, San Juan está entre los últimos lugares junto a Río Negro y Chubut. Los otros problemas que afronta la provincia además de la baja velocidad son la distribución no uniforme del servicio y un costo que transforma a este servicio inaccesible para muchas familias.

Los sectores más afectados son el de la producción y el de la educación. Aunque también hay una incidencia muy importante en el comercio que necesita de las conexiones on line para concretar sus operaciones.

En el ámbito de la producción la mala calidad de internet dificulta las labores al no poder garantizar, muchas veces, las conexiones necesarias entre oficinas centrales y lugares de producción. Esto ocurre tanto en el agroindustria del Valle de Tulum como en los departamentos alejados. También le sucede a la minería y otras actividades que necesitan de comunicaciones rápidas y eficientes.

Muchas quejas también provinieron en estos últimos del ámbito educativo, donde docentes, padres y alumnos sufrieron la falta de una conectividad efectiva. La necesidad de ofrecer contenidos vía on line por parte de maestros y profesores y de recibir los contenidos por parte de los chicos de primaria y estudiantes de niveles superiores, tiene muchos inconvenientes lo que está obligando a las autoridades a reconsiderar las medidas que se deberán tomar para revertir esta situación.

Si se pretende promover un desarrollo integral de la provincia habrá que avanzar en la solución del obstáculo que la conectividad ofrece en estos momentos.