El Gobierno, a través de la Secretaría de Comercio, fijó hace algunos días los precios de los siete cortes de carne que forman parte de Precios Justos, cuyos valores deberán respetarse hasta el 15 de octubre. Los cortes son: asado, nalga, matambre, vacío, falta, paleta y tapa de asado. Para Marito Laurens, carnicero que se volvió viral compartiendo sus secretos, consejos y recomendaciones en sus redes, esta medida no modifica el comportamiento que tiene a la gente a la hora de ir a la carnicería y buscar ahorrar lo máximo posible.

El carnicero de 35 años, que graba sus videos desde hace más de un año, dialogó con TN y expresó que “los cortes que dejó de consumir la gente tras los reiterados aumentos son los que van a la parrilla”.

Marito indicó que la carne bajó para los carniceros: antes pagaban cerca de $2100 por cada kilo de la media res y ahora están comprando la misma cantidad por $1700 el kilo. Sin embargo, aseguró que muchos de sus colegas no trasladan dicha baja a los precios de venta al público.

“Al principio de mes la gente se da el gustito que no se pudo dar el mes pasado. Saben que a fin de mes no lo van a poder hacer, así que gastan sin mirar tanto el precio”, reveló el carnicero.

Y agregó: “Las personas consumen menos carne. El que consumía tres kilos ahora compra tres cuartos. Factor clima: si hace frío y llueve es una cosa, pero si está lindo y hay sol los cortes más buscados son los que se cocinan más rápido”.

Marito precisó que justamente los cortes más finos son los más caros, por lo que aconsejó reemplazar al lomo, la colita de cuadril o la picaña por otros más baratos y muy sabrosos: “La tapa de la nalga o la tapa de paleta son mis recomendaciones. El triangulito de la paleta es lo más tierno”.

Qué incluir en la parrilla para que un asado para 10 personas cueste $15.000

“Cambió el consumo diario. Muchos pasaron de la carne al pollo y otros del pollo al cerdo”, remarcó Marito, que reforzó la idea de que la mayoría de sus clientes llegan a la carnicería pensando en cómo incorporar la carne a la dieta sin descuidar el resto del dinero para el mes.

“El argentino es un ser humano de costumbre”, sostuvo Marito al referirse a la necesidad que le transmiten las personas de respetar el asado de los domingos a pesar de los aumentos constantes.

El carnicero elaboró un listado para que 10 personas puedan comer un asado pagando $1500 cada uno, sin guarnición y bebidas, pero con una gran variedad de cortes en la parrilla: “Dos mollejas, cuatro choris, una rosca de morcilla, una provoleta, un kilo de chinchulín, un kilo de pechito y dos kilos de asado en mi carnicería son $15.000″.

Los consejos de Marito Laurens

Cuando la persona compra, no puede estar usando el teléfono, tiene que prestarle atención a la balanza, porque algunos carniceros pueden aprovechar el descuido.

Es importante fijarse en el color de la carne: tiene que ser rosa o crema.

Al comprar carne picada, la bandeja debe estar seca, no debe tener agua ni sangre. Si larga agua y parece colorante es porque la carne fue “maquillada” para que la grasa tome el color de la carne.

Si el cliente lleva achuras, tiene que preguntar qué día llegaron a la carnicería y debe llevarse la que haya sido despachada el mismo día. Asimismo, tiene que olerlas antes de pagarlas (no deben tener olor).

El cliente también tiene que oler el pollo. Si huele a vinagre, es muy probable que esté en mal estado. Algunos carniceros -contó Marito- lavan algunos cortes con lavandina o vinagre para disfrazar el mal olor.