Se llama Santiago Fretes, tiene 10 años y nació con una malformación genética que le impidió el desarrollo de su pierna derecha. En septiembre su imagen se viralizó en las redes. 

 

 

El fin de semana pasado, un fanático de la Academia volvió a fotografiarlo. Esta vez, jugando en una de las tribunas con un amigo, bajo una lluvia torrencial que obligó a suspender el choque que Racing y Tigre empataban 1 a 1.

 

Sin dudas, el pequeño Santiago es un ejemplo de lucha.