El brasileño Clésio Moreira Dos Santos, más conocido como "Margarida" (Margarita), comenzó su formación como árbitro profesional en 1988 y cuatro años más tarde inventó ese curioso personaje.

 

Vestido con un rosa impactante desde la cabeza hasta los pies, con silbato y cronómetro incluido, el juez de 58 años finalizó su carrera oficial en 2004. De todos modos, aun continúa con su profesión en torneos de playa.