Glencore Pachón dio a conocer recientemente a los siete ganadores de una nueva edición del esperado Programa de Fondos Concursables bajo el lema “Que tu proyecto cobre vida”. 

La compañía invirtió $5,4 millones para financiar el desarrollo de proyectos de impacto comunitario desde los comienzos del proyecto. La actual es la quinta edición de este programa y, tras una evaluación a cargo de un jurado interdisciplinario, seleccionó siete proyectos que cubren necesidades de infraestructura o equipamiento, promueven actividades recreativas o culturales para los vecinos o son microemprendimientos que mejoran las condiciones habitacionales, estimulan la adquisición de hábitos y conductas saludables, cuidan el medio ambiente o difunden prácticas que alienten la reutilización de los recursos. 

Glencore Pachón continúa con su compromiso en materia de soporte e impulso a la comunidad sanjuanina de modo de contribuir con su desarrollo y la continuidad de emprendimientos que mejoran la calidad de vida de los calingastinos, a través del apoyo a la cultura, el arte y el deporte.

Estimular el aprendizaje

Una de las instituciones beneficiadas por el programa de la compañía minera es la Biblioteca Popular Pío Cristino Gallardo, de Tamberías, que pudo concretar su proyecto “Renovando nuestro rincón mágico”, coordinado por Domingo Tomás Rojas, su presidente.
Es la única biblioteca popular del departamento Calingasta, por lo que recibe a personas de Barreal, Sorocayense y Villa Calingasta. 

Con los fondos obtenidos por su participación en el concurso logrará acondicionar instalaciones de la cocina y sanitarios para brindar mayor comodidad a los visitantes. Además de ofrecer el servicio habitual a sus 80 socios activos de todas las edades, la biblioteca tiene un centro estudiantil que brinda apoyo escolar gratuito a cerca de 180 alumnos del ciclo primario de las escuelas cercanas a la institución. También organiza actividades recreativas para infantes de 4 y 5 años. 

Rojas revela que les ofrecen una merienda a los estudiantes y por ello, contar con un espacio apropiado para prepararla constituye una gran satisfacción. “Glencore Pachón siempre nos apoyó y está presente en toda la comunidad. Es una de las compañías fundamentales para el desarrollo de muestra biblioteca. Sin la presencia de estos fondos sería más difícil poder concretar nuestros proyectos y lograr estimular el aprendizaje en Calingasta”, afirma.
 “Rincón Mágico Viajero” nació en 2020 durante la pandemia -también gracias a la ayuda de Glencore Pachón- para que los niños mantuvieran el hábito de leer a partir de montar espacios de lectura en lugares públicos. Asimismo, la querida biblioteca también fue beneficiada por el programa Fondos Concursables en 2019 para actualizar las instalaciones del salón de lectura, comprar armarios para los libros y adquirir nueva bibliografía. 

Promover el deporte

Otro de los proyectos elegidos fue “Iluminación del campo de deportes” del Club Sportivo Caupolicán de Barreal, a raíz de la necesidad de la comunidad de entrenar en horarios adaptados a sus jornadas laborales o escolares. Estos son, en general, muy temprano por la mañana o hacia el final del día, momentos en los que la luz natural escasea.

El apoyo de Glencore Pachón se traducirá en la instalación de entre 4 y 5 reflectores en el predio de fútbol 11, donde se realizan la mayor parte de las actividades deportivas. Entre los principales beneficiados están los niños, según explica Guillermo Aballay, coordinador del proyecto y subsecretario del club, quien tiene a cargo la coordinación de una escuelita de formación para alumnos de entre 5 y 13 años que comienza sus actividades alrededor de las 19 horas.

“Al ser beneficiados con este programa le damos la posibilidad a todas las personas de no tener que resignar la oportunidad de practicar un deporte por tener que cumplir con sus obligaciones diarias”, reflexiona Aballay.

Preservar la identidad cultural

“Somos una asociación que trabaja por la cultura y el patrimonio de Calingasta”, afirma la presidenta de la Asociación Cultural Morrillos, Gladys Henríquez, también titular del proyecto “Barro que te quiero barro”. Con él se promueve y fortalece la labor de los artesanos en cerámica de Calingasta.

Mediante el apoyo de Glencore Pachón adquirirá un horno eléctrico que será instalado en el ex hotel Barreal, transformado por la asociación en un centro cultural. En él se podrán cocer piezas artesanales como mates, maceteros y jarrones, realizadas con materias primas autóctonas, para su posterior comercialización, fomentando así la economía local. 

El Programa de Fondos Concursables significa un gran aporte para los calingastinos. Junto a otras iniciativas de Glencore Pachón, demuestra que la minería con perspectiva de sostenibilidad resulta un aporte fundamental para las provincias y las localidades próximas a los proyectos mineros. 

          Biblioteca Pío Cristino Gallardo, Tamberías.     Unión Vecinal Domingo F Sarmiento, Barreal.