Está en desarrollo un proyecto de investigación que persigue profundizar en la obra de tres artistas que dejaron huella en el siglo XX, Miguel Tornambé y sus hijos Julián Rosendo y Miguel Ángel, quienes produjeron y difundieron su obra por San Juan y Argentina entre 1900 y 1990. 

Los investigadores, en su mayoría integran los equipos del Tornambé Centro de Creación y Museo de Artes visuales UNSJ.

"El museo Tornambé alberga obra de ellos pero no toda. Y sabemos que no está toda porque hay documentos, folletos, cartas de invitaciones, escritos personales de cada autor donde comentan que han regalado obra, no solamente a personas sino a instituciones y que participaron en concursos" puntualizó a DIARIO DE CUYO la profesora Victoria Oro, quien encabeza el proyecto y es subdirectora del museo.

El proyecto "Interpretaciones del legado artístico y cultural de la Colección Familiar Tornambé a la Historia del Arte de San Juan en la primera mitad del Siglo XX" está en su segundo año de ejecución y además de Oro está integrado por Carolina Gerez, Florencia Ortiz, Martín Páez, Agostina Silva y Sofía Manrique.

"La idea principal es relevar, hablar con los dueños de las obras, porque nos cuentan por qué tienen obra, que su familia era amiga de los Tornambé, empieza a completarse una historia que la sabíamos pero no teníamos ningún indicio realmente" dijo Oro y contó que buscaron en otras instituciones de la UNSJ y de otras provincias y recientemente abrieron el rango a toda la comunidad sanjuanina". Sabíamos que era posible y de hecho empezaron a aparecer", dijo.

"Estamos en plena búsqueda. Hasta ahora lo que vimos, hay mucho regalo, regalo institucional. Julián Tornambé trabajó en la Universidad, así que hay mucho de su trabajo como dibujante y maquetista, en Minas, esta función de él la tomamos como obra, que si bien no es de índole artística, tiene la maestría de él, se nota. Es otro tipo de objeto" apuntó la investigadora. El equipo también contactó a museos de otras provincias donde han tenido algunos resultados favorables y eso se explica a que los Tornambé solían mandar obras para concursos al resto del país. "Hay en Ingeniería, en el Museo Suero, donde tienen una pieza muy particular que es un diploma dibujado a mano por Julián Tornambé y también hay obra en el Museo Gambier" relató Oro. El rastrillaje tiene por fin catalogar, reunir la información sobre la ubicación y estado de las obras, y que futuros investigadores o curadores tengan esos datos relevados. 

Sobre el estilo de cada uno de los artistas, Oro dijo que no realizaron desde el presente proyecto definiciones estilísticas, pero en relación a lo que se ve, "Miguel padre era el más místico, empieza con el paisaje de San Juan, muy local, después empiezan a aparecer cuestiones más esotéricas, personajes espirituales . Esto es por las convicciones personales del artista, que pertenecía a la Sociedad Teosófica, estaba imbuido en el budismo, era un estudioso y su obra tiende a ser reflexiva, muy espiritual. Julián, es paisajista: pintaba los árboles secos, lugares agrestes con un grafismo muy expresivo, una línea un poco nerviosa; sus pinturas están bien empastadas, usaba mucha pintura. De Miguel Ángel es de quien menos sabemos. Él murió muy joven, hay poca obra. Era animalista, se dedica a recrear escenas de granja. Tiene cabras, gallinas, pollitos, burros, puede haber algo más, aún no lo sabemos" expresó Oro, quien destacó sorprendió la obra que encontraron sobre la mujer de Julián, Zulema Gambier, quien parecía prolífica y cuya obra vale la pena analizar, puntualizaron.

Es la primera vez que se investiga tan profundamente la obra de los Tornambé. "Yo creería que en este último tiempo es el primero, lo que existe como trabajo finalizado es un libro que es producto de una tesis de maestría, de Marcela Herrera, pero sólo sobre Miguel Tornambé. No hay otro tipo de bibliografía o documento que nosotros conozcamos hasta este momento, que se dedique a los Tornambé, a todos" confirmó Oro. "La mayoría del equipo de trabajo pertenece al museo, además de personas que son de otras instituciones. Trabajamos con catalogación, conservación y nos debíamos esto, que es arduo que implica tomar fotografías, medidas, hacer fichas, un proyecto con el que pudiéramos dedicarnos a estos artistas, su importancia y cómo se vincularon con San Juan; añadirle a la historia del arte de San Juan las particularidades formales y poéticas de cada uno. Las conocemos de oído por ahora, y queríamos que hubiera algo sistematizado para que sea accesible" explicó. 

De los tres, la mayor cantidad de obra que tiene el museo en su patrimonio pertenece a Miguel Tornambé (unas 600 piezas entre bocetos y dibujos), mientras que hay poquísimas de sus hijos. 

Actualmente dos de esas obras de Miguel y Julián Tornambé permanecen expuestas en el Museo Franklin Rawson, como parte de la muestra Cartografías Cuyanas, que "muy atinadamente" -dice Oro- incluyó a esta familia como parte de los artistas destacados de Cuyo. 

Reapertura del museo 

El museo Tornambé lleva cerrado al público más de un año y medio a raíz de la obra de refacción de techos. "A la empresa le queda terminar unos detalles, hay que cambiar las luminarias que quedaron muy altas, porque los techos han quedado muy altos, queremos darle una estética industrial, así que hay que cambiar algunas cosas para que quede con una imagen coherente" dijo la directora Fabiana Zito. Está trabajando Ecogas y desde Obras y Servicios de la universidad repararán parte del cableado e instalaciones eléctricas. "La obra se atrasó muchísimo porque el año pasado estalló el piso con el sol (al sacar el techo) y se dieron cuenta de que bajo los mosaicos había tierra, así que hubo que hacer una ampliación de obra" aseguró la directora

  • El Dato

Quienes tengan obra deben contactarse con el museo al correo electrónico: tornambe.archivo@gmail.com o al teléfono del museo: 4234183 de mañana.

Miguel Tornambé. El padre del clan se inclinaba a lo esotérico y espiritual, sin embargo tambiénlo cautivaban los paisajes sanjuaninos.
Julián Tornambé. Era fundamentalmente paisajista en su pintura. Pero también profundizó en el dibujo y fue maquetista.
Miguel Ángel Tornambé. Su pintura era “animalista”. En sus obras retrataba
todo tipo de animales de granja.