Tenían mucho en común. Son hijos de amigos y colegas, tienen el folclore en el ADN y siempre estuvieron vinculados a la música, dos como intérpretes de música latina, el otro como productor. Pero sobre todo compartían un fuerte legado, que no querían perder. Por eso un día -guiados un poco por el aplauso con el que la gente coronaba alguna incursión- decidieron cambiar el rumbo, hacerse cargo de su herencia, enriquecerla con condimentos propios de su generación sin perder la esencia (desde sonidos hasta la imagen, pasando por el uso de plataformas digitales) y largarse al ruedo. Así nació, oficialmente en 2015, Destino San Javier, formado por tres de los hijos del emblemático Trío San Javier: Franco (42) Favini -hijo de Pedro, creador del grupo y fallecido en 2012- , quien convocó a Bruno (38) y Paolo (34) Ragone -hijos de Pepe-, un combo que rinde culto a lo mejor del mítico trío, pero también pone de su propia cosecha. Equilibrado mix que rápidamente se ganó el visto bueno del público en diferentes escenarios -la bisagra fue Jesús María, el año pasado, donde entonaron el "himno" del Festival- y que derivó en un primer disco de presentación (que salió en noviembre pasado, con participación de "La Sole", de la misma compañía), que nuevamente los trae hoy por la provincia. Antes de su actuación, Bruno dialogó con DIARIO DE CUYO.   

 

  
 - ¿Lo de ustedes era cuestión de destino?   


- Era nuestro destino, porque desde chicos jugábamos a ser el Trío San Javier, los imitábamos, como cualquier hijo que imita a su padre, ¿no? Luego crecimos, tomamos caminos diferentes, aunque siempre ligados a la música, hasta que en 2015, luego de hacer esto en las casas, en las reuniones familiares, informalmente, decidimos formarnos como trío oficialmente... Y tomó un vuelo inesperado, la verdad es que no esperábamos tanto cariño de la gente, tanta repercusión...  


 - Ustedes ya estaban en el rubro...   


- Franco se dedicó a la producción de discos, tiene su estudio de grabación, produjo a varios artistas y acompañaba al trío como músico en teclado. Y con mi hermano Paolo hacíamos música latina, pero nos pasaba algo muy lindo, porque en un momento del show nombrábamos al trío y cantábamos una o dos canciones del trío, y la respuesta era increíble, así que nos lo empezamos a plantear... y sabíamos que el momento iba a llegar, y llegó.

  
- ¿Cómo?   


- Lamentablemente, al fallecer Pedro quedó un hueco en el grupo que integraba Franco con las otras dos personas que estaban en el trío. En un momento que tenían que ir a Tucumán, esas dos personas deciden dejar el grupo y Franco nos convoca, primero a mí, estuve un año; y luego llegó Paolo, que estaba viviendo en Estados Unidos. El primer show fue en el Festival de Monteros, un éxito, y bueno, decidió quedarse, no nos separamos más.

  
 - Es un honor llevar el "San Javier", pero no deben estar libres de comparaciones...   


- Es como que la gente trasladó todo el cariño que sentían por nuestros padres, y es difícil que suceda, porque como decís, siempre van a haber comparaciones; pero creo que le dimos un toque más actual para no quedarnos sólo con lo que hacían ellos... Teníamos las canciones de ellos, el alma de ellos, pero le pusimos lo nuestro, y eso fue muy aceptado...  


 - ¿Evitó que los tilden de "colgarse" de la fama de...?  


 - Claro... es difícil no repetir, pero tenemos nuestras propias influencias, con Paolo hicimos nuestros propios shows, nuestra formación artística; Franco por su lado también, y bueno, las expresamos naturalmente y sale algo distinto, diferente...  


 - ¿Qué es lo que más conservan del Trío y donde más se diferencia Destino?   


- Conservamos el espíritu, ellos le cantaban siempre a la familia, al amor; también las formas, porque ellos hacían espectáculos muy participativos; nosotros también nos comunicamos mucho con el público. Y por otra parte, nosotros armamos una banda completa, con cinco músicos; y le damos una onda más rockera a las canciones que hacían ellos; y también hacemos muchas canciones de ellos, pero que ellos no hacían; como "Se me hace agüita la boca", del Puma Rodríguez, compuesta por Pedro y la hacemos en una versión nueva; o "Por qué será", un éxito de Tamara Castro, de Favini y Miguel Angel Robles; o "Te vengo a preguntar", nuestro corte de difusión, de Favini y El Chango Nieto, que nosotros le dimos una impronta más romántica, con un clip muy lindo... Y bueno, también la estética...  


- Justamente hablando de la estética, en las producciones lucen como galanes de novela....   


- (Risas) Sí, estamos comprometidos con la manera de vestirnos, de vernos... La idea es apuntar también a un público joven, sin forzar nada. Nos pasa algo muy lindo, que es que por lo que fueron nuestros padres y por nosotros, van a vernos la abuela, con la hija y la nieta...y nos encanta!  


  - Tienen a tres generaciones de mujeres enamoradas...   


- (Risas) Siempre hemos usado a nuestro favor esto del romanticismo, nos consideramos tres personas muy románticas, así que le cantamos al amor, porque nos damos cuenta en el escenario que eso nunca debe morir...  


- ¿Cuál fue ese momento preciso donde dijeron "esto es, vamos bien"?  


 - Creo que el año pasado en Jesús María. Empezamos como un grupo que no conocía casi nadie y de a poco fuimos percibiendo el cariño de la gente. Cuando terminamos, ya nos sentíamos como consagrados, nos trataron de una manera increíble.Fijate que antes, en nuestra página de Facebook teníamos 1.500 seguidores; y cuando terminó el show, teníamos 12 mil! Ahí dijimos "esto recién empieza". Y luego tantos festivales, por todo el país, recibiendo premios y el cariño del público, entonces decís "guau, las cosas están bien hechas....". Ahora además hay proyectos de ir a Chile, Colombia, Venezuela... así que seguimos abriendo caminos.    

El dato   
Destino San Javier cerrará hoy la "Fiesta del Molino Viejo" en Huaco (desde las 22 hs.) y también estará esta noche en la "Fiesta de la Jarilla y el Syrah", en el Complejo Ceferino Namuncurá, de San Martín. Entrada libre.