Claudia Pirán lo hizo de nuevo.  La sanjuanina  fue parte de la cuarta luna y fue uno de los números más aplaudidos.  

 

La parada no era fácil. La plaza Próspero Molina estaba repleta esperando por Abel Pintos, sin embargo la cantante  realizó una presentación  sin fisuras y fue de lo mejor de la noche. 

 


Tal como lo había adelantado en diálogo con  Diario de Cuyo, rompió el hielo "a pura cueca", ya que empezó con Cueca del vino nuevo y Póngale por las hileras. Después los clásicos se sucedieron uno tras otro. 

 

Claudia estuvo acompañada por Erica Golvas (percusión, guitarra, coros, vientos y charango), Carlos Méndez (guitarra y coros), Ramón Alvarez (guitarra), Bernabé Romero (violín) y Leonardo Medina (violoncello).