Inspirada en la historia de Carlos Robledo Puch, el asesino serial argentino de 66 años que con su rostro infantil cometió al menos 11 crímenes, protagonizó más de 10 robos, 2 secuestros y 2 violaciones en la década del '70, razón por la que se encuentra en la Cárcel de Sierra Chica y es el preso que más tiempo lleva recluido en la historia de Argentina (desde hace 46 años); hoy, la película El Ángel arriba a las salas locales del Cinemacenter, Play Cinema y CPM Espacio San Juan, en su debut en todo el país.


Por su gran parecido físico, es el debutante Lorenzo Ferro, el hijo del actor Rafael Ferro, quien interpreta al apodado Ángel de la Muerte o el Asesino con cara de niño, en esta coproducción de Argentina y España, a cargo de las empresas K&S Films, Telefe, El deseo de Pedro Almodóvar y Underground Contenidos de Sebastián Ortega. 


Con dirección de Luis, otro de los hermanos Ortega, el largometraje completa su elenco con Cecilia Roth -la madre de Carlitos, en base al retrato de Josefa Aída Habendak con quien el asesino tenía un vínculo especial-, Mercedes Morán -como la mamá de su compañero de faena, Ramón-, Daniel Fanego -en el traje del padre de Ramón-, Peter Lanzani -que recrea a uno de los socios, Miguel Prieto, alias Mike, quien en la vida real se llamó Héctor Somoza y fue otro de sus cómplices, tras la muerte de Ibáñez en un confuso accidente de tránsito en 1971- y el Chino Darín -en el papel de Ramón, con quien el criminal se inició en el mundo del delito y el asesinato, en la realidad, se asemeja a Jorge Ibáñez, el compañero de sus primeros tiempos-; ya se estrenó en el Festival de Cannes y tuvo su avant premiere en el shopping DOT de Buenos Aires, el martes. 


El film toma como eje la biografía escrita por Rodolfo Palacios -que también participó como guionista-. Él fue quien relató al portal de Infobae que Robledo Puch se enteró de la cinta a través de un compañero de celda que le hizo llegar un recorte de un diario de Olavarría y que lo único que pidió, mediante un escrito, fue que sus padres no aparecieran, lo cual se respetó. Y fue en una charla con Palacios, que el criminal hizo una demente reflexión: que en el caso de no poder actuar él, le "sugeriría a Spielberg, Tarantino o al director que fuera" que lo interpretara Matt Damon, Leonardo DiCaprio o Colin Farell.

 

Entre la realidad y la ficción


Centrada en la actividad criminal del jovencito de bucles rubios que con sólo 20 años en 1980 fue condenado a reclusión perpetua por tiempo indeterminado, la pena máxima del sistema penal argentino; la cinta toma al cruel personaje a sus 17 años hasta que es detenido el 4 de febrero de 1972.


Con fama de estrella de cine y una gran codicia, en el guión, Carlitos descubre su vocación de ladrón en la adolescencia. Cuando conoce a Ramón en su nueva escuela, se siente atraído por él y juntos se embarcarán en un viaje sanguinario de homicidios. 


Por sus rasgos angelicales, la prensa le otorgó el nombre de "El ángel...". Pero, pese a su popularidad, nunca volvió a la libertad: en la realidad, en mayo de 2008, luego de concedida la prisión domiciliaria al odontólogo Ricardo Barreda, él solicitó su libertad condicional pero fue denegada por el juez que consideró que no se había reformado de manera positiva en los aspectos sociológicos necesarios para vivir en libertad, al igual que sucedió en agosto de 2011 y en octubre de 2013; en noviembre de 2013, pidió que revieran la sentencia o que lo ejecutaran con una inyección letal, a pesar de que la pena de muerte no se aplica en Argentina pero la solicitud no prosperó; en marzo de 2015, la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó otro recurso y en 2016 salió del penal de Sierra Chica sólo por un día, fue llevado a la Asesoría Pericial de San Isidro para una serie de pericias médicas, debido a su deteriorada salud.

 

 Algunas escenas. Carlitos junto a su madre.
Acompañado de sus compañeros de andanzas en un bar.
Y con los padres de su amigo Ramón.