Viene a la provincia la directora, guionista y productora de cine independiente Sabrina Farji, conocida en el ambiente audiovisual en el país, a presentar el estreno de su reciente película, el documental "Desmadre: fragmentos de una relación", que será este miércoles (ver recuadro), y a brindar una masterclass a estudiantes de la ENERC Cuyo sobre guión. Farji es una artista multidisciplinaria que también es dedicada a la docencia. Tuvo participación en la primera edición de Unasur Cine (2012) en San Juan y dictó clases en la UNSJ, en el departamento de comunicación de la Facso. 


La realizadora conversó con DIARIO DE CUYO acerca del contenido del film, el espacio de la mujer en el cine y del cambio de paradigma sobre el género en la industria audiovisual. "El documental viene teniendo críticas muy buenas. Lo presenté en el Bafici y en otros festivales, en especial premios elegidos por el público, que en lo particular es lo que más me gusta. Porque significa que es un material empático y universal. Es lo que todo realizador quiere, que es llegar a la gente. Es una película que, también, tiene una perspectiva de género", contó Farji.


Desde lo autorreferencial, este documental busca identificación con el espectador y es abierto para que sea interpretado tanto por mujeres como por varones. Comenzó con una investigación previa entrevistando a mujeres anónimas, profundizando sobre el vínculo más primario de todos: "Cuando las mujeres me contaban abiertamente lo que vivían, entendí que debía poner el cuerpo, porque si a mí misma me ocurre, con mi madre y con mis hijas, no podía esconderlo; fue complicado a la vez en exponernos y ver esa delgada línea entre lo público y lo privado". 


Y agregó: "Si hablamos del vínculo madre-hija, hablamos de mujeres y no podemos esquivar el contexto social en el que estamos. Hay una revisión de lo que es la 'patria', de lo que es patriarcal, del universo femenino, de las mujeres que quieren ser madre y de las mujeres que no quieren serlo; de los derechos; de la despenalización del aborto. Hablo de la mujer como cuerpo político. La película logra que la gente pregunte, discuta y aprenda, dan ganas de verla con la madre o con la hija. No es un tratado científico de la maternidad, sino de empatía, de reconocerse a uno mismo".


En el lugar de la perspectiva de género, Sabrina abordó la posición de la mujer en el cine argentino en los últimos años: "Cuando comenzamos hace 30 años con la organización La Mujer y el Cine, muy pocas filmaban, de hecho la única conocida era María Luisa Bemberg. Hoy en las aulas de las carreras audiovisuales hay un 50% de mujeres que egresan, a veces superan en número a los hombres, pero lamentablemente en el campo laboral, este año registramos un 27% de películas realizadas por mujeres del total. En el camino, quedan mujeres que han estudiado mucho tiempo una carrera pero no pueden trabajar de aquello que se han preparado o no pueden concluir sus proyectos. A nosotros nos cuesta más conseguir trabajo, necesitamos formarnos mucho más que los varones para que nos contraten". 


Respecto a los contenidos en género: "Hay mucho por explorar y trabajar. Para algunos es una moda, otros se dan cuenta que su consumo hace que rinda la temática femenina y calculo que habrá un cambio de paradigma. 


Hasta los varones también se están deconstruyendo, hay mandatos que ya no van más y eso se refleja en el cine actual. Aunque todavía persisten roles definidos de ficción: el médico, el abogado, la enfermera, la maestra, el profesor, tales roles no son representativos en la sociedad de hoy". 


Dentro de la industria ha empezado a cuestionarse e interpelarse las verdades absolutas, para Farji, "la discusión va mucho más rápido de lo que pensamos. Esta conversación que tenemos vos y yo, hace unos años atrás era impensado hacerla. Algo ha pasado que se pregunten estas cosas y que se discutan estos temas. Al cambiar uno, cambian todos, sea en el trabajo, en la casa y en cualquier ámbito que empieza desde la esfera de la intimidad, en el orden privado y social. Por ejemplo, en las pequeñas cosas: quién levanta la mesa, quién cocina, quién plancha o lava la ropa". Y concluyó: "De hecho, hay una consigna internacional que se llama '50/50 en 2020' que viene creciendo en todos los festivales de cine y que reclama que el 50% de películas sean de mujeres para dentro de dos años, con equipos femeninos en su totalidad. Es una bandera de igualdad que se viene trabajando a nivel mundial. Todo evolucionará en la medida en que las mujeres del mundo estén más unidas. Hay países en que las mujeres no pueden salir a la calle con la cara descubierta o que deben casarse obligatoriamente a los 13 años, aun hay una gran proporción de machismo en otros países. El mundo es más grande de lo que conocemos".


La vida en primera persona

 


El documental "Desmadre: fragmentos de una relación", de Sabrina Farji, habla del vínculo entre madres e hijas, contado en primer plano, desgranado en fragmentos íntimos y personales. Una reflexión sobre el amor más primario y el paso del tiempo. La película se proyectará en el Espacio INCAA del Cine Teatro Municipal (Mitre 41 este) hoy y mañana a las 22. Entrada general $30, estudiantes y jubilados $15. Por otra parte, la masterclass sobre guión será hoy a las 15 en la sede de ENERC Cuyo (25 de mayo entre Las Heras y España), Complejo Ferrourbanístico ala norte. La entrada es abierta, libre y gratuita. 


La realizadora cuenta en su filmografía con producciones independientes tales como el largometraje Cielo Azul, cielo negro (2004), Eva y Lola (2010) y Desmadre (2017), o las series de televisión Fronteras (2013) y El paraíso (2011).