Cinco años han pasado desde el despegue mediático de Lizy Tagliani. Ya instalada en el medio -donde hizo y sigue haciendo cine, teatro, radio y televisión- su nombre se hizo popular. Pero quienes no se conformen con verla por TV y quieran acercarse un poco más a ella y a su historia, contada en primera persona, tendrán la oportunidad de hacerlo con "Una chica diferente'. Es el nuevo unipersonal con el que la conductora, actriz y panelista regresa a la provincia (ver aparte), una suerte de autobiografía "con mucho humor', subraya; un condimento que se convirtió en su sello, con el que supo sortear muchas situaciones. 

- ¿En tu niñez soñabas con esta Lizy?


- ¡Nooo, jamás! Nunca lo imaginé, nunca lo soñé...Todo lo que tiene que ver con la fama me sorprendió, no así lo que tiene que ver con el trabajo porque vengo de una familia que daba el ejemplo, donde prevalecía el trabajo, así que no sé vivir de otra forma. 


- Y cuando se abrió la puerta de la popularidad ¿Te asustó, te gustó?


- ¡Asustar para nada! Me gustó, pero todos los días trabajaba como que era la última vez, porque pensaba "Algún día se van a cansar y me van a pegar una patada en el traste'


- Y pasó lo contrario, te afirmaste...


- Sí, pero lo vivo siempre así, mi vida es la peluquería así que siempre tengo un lugar para volver. Es como cuando era pequeña, me pasaba cualquier cosa en la calle y siempre tenía mi casa para tomar energía. Yo creo que en esta forma relajada de vivir la popularidad y esto de saber que siempre tengo adonde volver me han hecho tener más suerte, porque hay personas que sólo son artistas y yo no tengo esa presión....


- De igual forma, bienvenida habrá sido


- ¡Uff! bienvenida y más que agradecida, porque me permitió un montón de cosas, desde cerrar asuntos familiares hasta cambiar la vida económicamente. Y demostrar que más allá de ser una chica trans, soy una persona como cualquier otra, y soy honesta y hay gente que me quiere... Fueron todos beneficios.


- Vos, La Costa, Flor de la V tienen su lugar en el medio ¿Se abrió la cabeza de los argentinos?


- Creo que sí. Yo siempre fui muy abierta y me busqué camino sola desde chica. Desde los 13 años que vivo como una chica trans y creo que se ha avanzado muchísimo. En lo personal, nunca tuve prejuicios, me focalicé en las personas, pero en eso tuvo mucho que ver mi mamá. Cuando era muy chiquita estábamos viendo tele y me daba mucha risa cómo decían las coplas en Jujuy. Mi mamá me sacó al patio para que reflexionara sobre lo que estaba haciendo. Desde ahí nunca me causó gracia el otro. 


- Días atrás tuviste un cruce con Edda Bustamante, dijo que no te conocía...


- Fue súper divertido, incluso está bueno porque nos creemos el ombligo del mundo, y cuando aparece alguien que dice "no la conozco' te das cuenta que ahí también está la verdad...


- No lo sentiste como una agresión


- Para nada, no fue un ninguneo ni nada, me parece una actriz súper talentosa, una exponente del arte de los 80 y 90, y que no me conozca no me parece una ofensa, uno no puede saber todo...


- Sos astuta para manejar situaciones, con humor desarticulás todo...


- En ese sentido sí, pero es mi personalidad. Además imaginate que yo, que vengo de vivir en una pieza de chapa y cartón, si me pongo a cuestionar cómo es que Edda Bustamante no me conoce, es como que perdí mi esencia. 


- ¿Qué decís del roce que hubo entre Edda con Flor? 


- Todavía no lo he visto y prefiero no hablar porque me gusta saber de dónde viene la cosa, no me quedo con la frase literal porque siempre hay un trasfondo...


- ¿Sos cauta a la hora de tomar postura entre "el bebé nace con órganos masculinos es varón' y "uno es lo que se percibe'?


- Claramente uno es lo que se percibe. Ojalá con el tiempo pudiéramos ponernos en el lugar del otro, no es una ley, es voluntad, pero comprenderíamos mejor todo. 


- ¿Cómo se para Lizy en medio de tantas luchas, la identidad de género, el empoderamiento femenino...?


- Hay que pelear contra lo injusto. La identidad de género ya es ley, entiendas o no. Lo que vos pienses es una cosa y lo que tenés que respetar en la calle, es otra; no hay discusión. En cuanto al empoderamiento femenino creo que las luchas tienen que irse a un extremo para lograr luego el equilibrio. Estoy de acuerdo en cosas y en otras no, pero creo que el tiempo va a acomodar todo y permitirá que tengamos más armonía. Hoy acá pasa algo con un hombre, todos contra los hombres; pasa algo con una feministas, todos contra las feministas; todos contra los pañuelos celestes, contra los verdes, contra los carnívoros, contra los vegetarianos.. Hay que buscar el equilibrio, no sé si yo lo voy a ver, pero con que vea la intención, me alcanza. 

El dato

Una chica diferente. Lizy Tagliani. Sábado 25 de mayo, 21 hs, Teatro Sarmiento. Entradas en Data, Hoffmann y boletería. Entradas $550 a $750.