Hace 7 años Orlando Ruiz Herrero, más conocido como el "Hombre dispenser", apareció en Showmatch en el certamen "30 segundos de fama". Y ahora volverá a lucirse -este fin de semana- en el programa Sábado Show (El Trece), conducido por José María Listorti y Denise Dumas. Resulta que los productores de Ideas del Sur convocaron un casting en San Juan con el fin de buscar talentos para el segmento "Tu minuto de gloria" (ver aparte). Entonces surgió nuevamente la oportunidad para que el "Hombre dispenser" muestre sus habilidades. Hace días lo llamaron para participar y, con el pase directo, hoy viaja a Buenos Aires para salir en vivo el próximo sábado, sobre las 20:30.

No muchos sanjuaninos trascendieron en los castings de Tinelli (otro fue Jorge Morrone, el humorista), y la historia de Ruiz es al menos curiosa. Orlando atiende una verdulería junto a sus hermanos en el Barrio Güemes. Detrás del negocio está su casa. El olor a un delicioso estofado emana de la cocina, y es su madre, Anita Herrero, quien prepara el almuerzo a sus 79 años de edad. Eso es lo más sagrado para Ruiz, quien conserva su humildad, lo campechano para tratarse con los demás y su sentido del humor (de hecho, con frecuencia suelta algún chiste de gallegos). Pero, asegura, nunca olvidará aquellos "30 segundos de fama" que lo lanzaron al estrellato. Ocurrió un 2 junio del 2005, el mismo día del cumpleaños de Anita. Para ella fue un gran regalo ver a su hijo por la tele y nada menos que al lado de Marcelo Tinelli, "un ídolo".

"Estar en el estudio con todas las cámaras apuntándome no fue fácil. Pero ellos estaban impresionados por lo que hacía y se morían de risa. Moneaba con las bailarinas muy bonitas todas (Las Tinellis) que se enloquecieron conmigo. Pero hay que aguantarse los nervios, habían otros participantes que lloraban y tiritaban frente a cámara", contó entre risas Orlando, a quien todos le preguntan dónde está el truco en lo que hace: beber agua, almacenarla en su cuerpo, y luego tirarla a su antojo, por la boca.

"No hay truco. Los médicos me preguntan si tengo una canilla en mi cuerpo (risas). Yo puedo tomar hasta dos litros de agua y no me pasa nada, la retengo en la boca del estómago y después la expulso. Es que en la panza tengo el tanque y arriba el flotante", bromea Ruiz en charla con DIARIO DE CUYO.

Sin proponerselo, el "Hombre dispenser" se ganó el cariño de muchos. Incluso, se presenta en espectáculos barriales y en chocolates del Día del Niño. "Sólo quiero regalarle alegría a la gente. Porque cuando yo no esté más, será lindo que me recuerden con una sonrisa", dice.