Final de la postal sanjuanina, donde la cuyanía que forjaron los históricos sigue latiendo en las nuevas generaciones. (Gentileza Prensa Festival de Cosquín)

 

"Hermoso San Juan en Cosquín! Aplausos". "Viva Cuyo, compadre. San Juan en Cosquín, un orgullo!". "Felicidades a todos los que formaron parte de esta delegación en Cosquín, brillaron"... Las felicitaciones se multiplicaron en las redes sociales en la madrugada de ayer, luego de que la provincia presentara su "Si de cuyanía se trata", en la última luna del Festival de Folclore de Cosquín. El cuadro que tributó a figuras locales con un vistoso y prolijo despliegue, suscitó elogios de muchos comprovincianos (más allá de la molestia que provocó el abrupto corte de la Televisión Pública apenas sonó la última nota musical, dejando afuera, por ejemplo, la entrega de distinciones). Pero también la Próspero Molina disfrutó de la propuesta y, en el cierre del encuentro telúrico más importante del país, le levantó el pulgar a la postal creada por Daniel Páez y llevada a cabo por una sólida troupe de novatos y experimentados, que ayer regresó feliz con la experiencia. 


"Una maravilla, fue espectacular, una experiencia increíble para todos. Pudimos cautivar al público, hemos sentido ese ida y vuelta con la gente en el silencio para escucharnos, en las risas -como fue en el cuadro del gallo-, en el aplauso eufórico y el final de pie... Había gente de San Juan en la plaza, sí, pero no eran todos, y los sentimos a pleno", comentó a DIARIO DE CUYO Páez, quien contó que, una vez abajo del escenario, continuaron los saludos. "La gente de la plaza, otros artistas, también de Cadena 3 y periodistas de todo el país en la conferencia de prensa", detalló el director, quien destacó que también los elogiaron por la buena organización y coordinación del grupo en el manejo de caracterizaciones, utilería y escenografía y cambios de vestuario. 


"Les llamó la atención el despliegue y cómo nos movimos. Y eso se logró porque, como siempre digo a los chicos, nadie puede solo. Fuimos un equipo y todos trabajaron a la par, con más de una cosa", se explayó el folclorista, quien tuvo sólo palabras de agradecimiento para la delegación.

 

Tributo a dos maestros: Rogelio Ruarte y Tito Ávila.


"Se disfrutó desde el viaje, porque Daniel formó un hermoso grupo humano. Era realmente una cuyanía en viaje a Cosquín. Ni hablar cuando los cantores iban pasando, fue una sensación hermosa; y más cuando terminás la faena y la gente aplaude de pie", opinó David "Diablito" Martínez (quien se puso en los zapatos del "Gordo" Páez Oro). 

 

FBMD01000a9e0d00002c440000777a00000e8500009c900000aab70000330e0100221b0100502901001b3801005eed0100
Javier Oliva entregó la distinción a Pablo Carrizo, quien obsequió ponchos sanjuaninos de parte del Gobierno.

 

"La Plaza pasó por muchos estados, desde el armonioso sentimental hasta el más gracioso y alegre. Cuando pedí el grito cuyano, retumbó... Se vio a la gente muy enganchada, siempre conectada", valoró Katy Martínez (de Labriegos, que antes participó del homenaje de Cosquín a Félix Dardo Palorma; y que encarnó al "Negro" Villavicencio); quien agregó que "a esta Comisión le está gustando mucho realzar las figuras regionales, están a full con el federalismo, así que les encantó el cuadro".


Para Pablo Carrizo, buena parte de este éxito tuvo que ver con que trabajaron más tranquilos. "A diferencia de años anteriores, realizamos todo con más tiempo, desde el llamado a concurso en octubre, el comienzo de los ensayos en noviembre, músicos grabando por un lado, bailarines ensayando por otro... En diciembre ya teníamos el 90% de la obra. Luego de los viajes a Pre Cosquín y Laborde retomamos los ensayos, ya que la mayoría nos encontrábamos afectados a los mismos. Los utileros trabajando a full con la escenografía, tanto acá como en Cosquín... y eso gracias a las autoridades del ministerio que nos permitieron llevar adelante toda esta logística. Años anteriores los mismos artistas se ocupaban de todo, y ahora fue mucho más organizado y relajado para los artistas", valoró el coordinador general de la delegación, tras otro año en el Festival.

 

El paso del "Bebe" Flores (Bebe Martínez).