Mariano Martínez utilizó sus redes sociales para compartir uno de sus pasatiempos, al que se aferró mucho durante la cuarentena: la lectura. Pero además, contó que tiene dislexia, un trastorno del aprendizaje que comprende la dificultad para leer debido a problemas para identificar los sonidos del habla.

“Me gusta mucho leer y lo tengo como hábito. En la cuarentena fue un gran aliado que hoy mantengo”, contó el actor en un video que realizó en su cuenta de Instagram. Luego, explicó por qué a pesar de eso, puede ser que a veces escriba mal: “Hago un paréntesis para contarles que sí, me gusta leer, me gusta mucho y así y todo tengo errores de ortografía porque tengo dislexia declarada. No es un tema, pero sí una dificultad para ciertas cosas. Tengo unos errores tremendos todavía”.

Él no es el único famoso que dijo que tenía este trastorno. Facundo Arana, que además de leer disfruta de escribir cuentos, contó a Teleshow: : “Mi enorme dislexia no me permite leer demasiado largo. Y mirá que tengo libros maravillosos...”.

“Me voy. Me meto tanto en el cuento, como después me voy, me corto, me disperso. Puedo mantener conversaciones y concentraciones días enteros, pero de golpe no, de golpe... ¡ups!, me voy. Me puede pasar leyendo a Borges o a Cortázar. Pero con lo que nunca me fui es con Robin Wood. Es medio irrespetuoso hablar de la dislexia: le echo la culpa a la dislexia como se la podría echar al viento. No vayas a pensar que es cosa de los disléxicos esto que te cuento. A veces me puedo pasar un día entero dibujando, y a veces no puedo estar cinco minutos en el mismo dibujo. Y así me pasa con los libros”, explicó.

Por eso, a la hora de escribir, contó que tiene que releer varias veces: “Tengo errores de repetir algunas palabras. Pero cuando lo vuelvo a leer me doy cuenta. Y además, lo tomo con mucha gracia. Si vos la desdramatizás, la dislexia es absolutamente comprensible. Me llegó tarde porque en mi época, de chico, no se diagnosticaba. Te daban un patadón en el traste y te decían: ‘¡Andá, vago!’”.

En su programa, en diálogo con Gabriel Rolón, Pampita también contó que tiene dislexia: “Leo todo al revés y escribo todo al revés. Si vos me dictás algo lo escribo de otra manera, y si me aprendo algo en un orden, digo la última parte en el primer lugar”.

Al escucharla, Rolón le aportó su conocimiento, luego de preguntarle si se había encargado de buscar información. “Pero eso tiene tratamiento. Me imagino que habrás averiguado”, le comentó, y Caro lo interrumpió: “Sí, hay ejercicios como para ayudar un poco”.

Ya en tema, Gabriel aprovechó para, además de hablarle a Pampita, aportar una mirada más amplia sobre la dislexia. “¿Sabés qué pasa, Carolina? Hay algo muy importante que es entender que cada ser humano tiene que vivir con algo a cuestas. Nadie lo tiene todo, ni nadie lo puede todo. Alguno dirá que la dislexia es una enfermedad y hay ejercicios y se puede tratar. Otros dirán: ‘Soy muy celoso’, o ‘Soy inseguro’. Lo importante es aceptar qué es lo que tenemos”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la dislexia como un trastorno propio de la lectura a raíz de de problemas para identificar los sonidos del habla y para comprender cómo estos se relacionan con las letras y las palabras. Se trata de una dificultad específica y significativa de lectura que no puede explicarse únicamente por la edad mental o problemas de precisión visual, entre otras causas.