Tras hacer dos presentaciones ante 16 mil fans en el Luna Park, El Mató a un Policía Motorizado llega a San Juan en pleno tour de su álbum reciente Súper Terror, el 14 de octubre. Para el grupo liderado por Santiago Barrionuevo, que viene de ganar el Grammy Latino al mejor álbum de rock en 2022, este trabajo desarrollado en la post pandemia -sucesor de La Síntesis O'Konor- expresa en sus canciones la idea de un futuro incierto y oscuro. Santiago puso en la mesa sus ideas en una cordial charla con DIARIO DE CUYO.

- ¿Te percibís como un rockero analógico?

- Obviamente crecí con eso. Colecciono vinilos, CD's y casettes. Añoro esos grandes recitales de una época más compleja para hacer giras. Era toda una aventura ir detrás de un disco o de un artista que no estaba al alcance de la mano como ahora. Todo ese mundo era muy potente, no por nostalgia, sino porque era como buscar un tesoro que conlleva salir de casa, conectarse con una persona que te lleve a otra, en la casa de alguien a compartir la experiencia de escuchar música, que quizás defraudaba o sorprendía. Hoy se está perdiendo esa conexión real con la música porque el confort nos debilita. Trato de ser positivo aunque no parezca, porque el mundo no ayuda. Sin embargo, creo que hay un contraataque cultural ante la situación de confort.

- En este contexto ¿el rock nacional (como movimiento) goza de buena salud o está estancado?

- En Argentina la cultura rockera está muy potente. El rock argentino se corrió del lugar cool y es difícil que decaiga. Ahora la atención de lo nuevo está en la música urbana. Incluso es bueno para nosotros. El rock nació de un lugar periférico, rebelde y extraño que fue censurado y era provocativo. Que el rock vuelva a ese lugar es muy sano para que siga viviendo ese espíritu que tanto nos ha enamorado. 

- Haber conquistado el Grammy Latino con este nuevo álbum ¿Es un plus que alienta a ponerse metas más altas?

- Me puso contento de ganar el premio, jamás imaginamos que podía suceder. Agradecidos que la industria nos considere al ser una banda independiente, pero nuestra motivación no está ahí, las inquietudes artísticas que tenemos pasan por otro lado. 

- ¿En qué ideas se sustentan las canciones del disco post pandémico?

- Cuando escribí los temas, estuve atravesado por pensamientos y sensaciones. Siempre me pasa que me dejo llevar por los textos y me voy por las ramas en el buen sentido. La melancolía es un sentimiento común que atraviesa buena parte de nuestra discografía. Por otro lado, viene de la bronca, como respuesta a este mundo con muchos problemas y que nos afectan por la globalización. Tienen que ver con cómo nos desenvolvemos en esta sociedad, lo digital, lo superficial, lo artificial de las relaciones, las redes sociales, la política y la economía. Inmersos en una lógica virtualizada, urgente, de la vida moderna, nos lleva a estar acelerados, pendientes del consumo efímero de cosas sin prioridad. Me parece que estamos yendo a lugares oscuros, al límite. Aparecen personajes prometiendo cosas inverosímiles. Hay un déficit complejo y peligroso, porque la sociedad no tiene respuestas que deben dar los que administran la realidad.

- ¿Este título Súper Terror apunta a que estamos al borde de una distopía total?

- Estamos dominados por la tecnología. Aunque la música siempre sea el lugar para salirnos de esa lógica del consumo y la superficialidad, del descarte humano, cada vez lo comercial penetra más en la cultura y eso rompe el corazón. Todo se va sometiendo al éxito, a la ostentación, a la abundancia de unos pocos y la pobreza de una gran mayoría. Eso choca mucho. Ahora parece ser más prioritario tener dólares, tener bitcoins en un esquema individualista y berreta. Un dios falso que nos lleva al peor lugar. 

 - ¿Cómo artista podés desarmar esa idea de que el individualismo es el remedio para estar mejor?    


- Muchas veces nos dicen que nuestras canciones te ponen triste. Me auto percibo una persona alegre, pero lo que me sale es esto. Me gusta ir en contra del mundo feliz, del pum para arriba. Si hay otro musico que le cante a todo eso, ya está ¿Por qué tengo que hacer lo mismo?. La melancolía nos ayuda a conectar con una sensibilidad. Las canciones de moda nos venden una fiesta eterna a la cual nunca estamos invitados. Creo además, que hay ideas que son innegociables. Es tener empatía con el otro, en pensar colectivamente, en ver que otros no tienen las mismas oportunidades que uno. Cuando un artista se pone a decir a quién tiene que votar, eso es contraproducente, por más que tenga buenas intenciones y argumentos. Pero sí hay un lugar donde pararse, del lado de los Derechos Humanos. Como lo hacen las Madres en reclamar justicia sin venganza o los que pelean por la educación y la salud pública. Desde las ideas creo que las cosas pueden cambiar.



DATO

El Mató a un Policía Motorizado. Sábado 14 de octubre en Quattro Club (Rawson 1490 sur) a las 22 hs. Entradas disponibles en Entradaweb.
Generales a $10.000.