Jorge Arancibia conduce un programa en Radio Nacional y es el productor del concierto solidario De amigos para amigos, que se realizará hoy a las 20 en el Teatro Municipal (Mitre 41 este) para colaborar con la Asociación Manos Abiertas. Él estudió guitarra en la adolescencia tras quedar ciego a causa de cataratas congénitas y, esta noche, estará en el escenario acompañado de Hernán Ascón y Cristian Ángel Alderete, que como él son no videntes y vienen de la Banda Sinfónica Nacional de Ciegos para ser parte del show.


Músicos desde el alma, los tres decidieron unirse para colaborar con la institución local y mostrar que sí es posible alcanzar los sueños.


Interpretando clásicos del tango y del folclore cuyano como Volveré siempre a San Juan y San Juan por mi sangre, entre otros; Hernán en flauta, junto a Cristian y Jorge en las cuerdas pondrán en las tablas esa pasión que los llevó a dedicarse a esa rama del arte pese a no contar con el sentido de la visión.


"¿Cómo se hace música siendo ciegos? Todo es posible cuando uno quiere, cuando uno se esfuerza por conseguir lo que desea", expresó Hernán quien a los 40 años, es padre de 3 hijos y se encuentra celebrando 2 décadas en la Banda Sinfónica Nacional de Ciegos.


"Es importante adaptarse y acercarse a las instituciones para ciegos para aprender a usar lo que se tiene a mano. No se acaba el mundo, uno no deja de hacer cosas. Yo estudié en el Conservatorio Alberto Ginastera de Morón y soy profesor e instrumentista, toco el trombón en la Sinfónica de Ciegos", dijo por su parte Cristian, de 40 años que nació con una malformación genética de la retina y pese a varias intervenciones los resultados fueron nulos. Docente, compositor, cantante y músico, en 1996, él se sumó a la agrupación nacional.


Por su parte, Hernán manifestó que para desarrollarse en el arte es "fundamental" el apoyo "incondicional" de la familia, el resto es "voluntad" y "corazón", explicó.


"Desde los 8 años quería descubrir los sonidos de los instrumentos y así me encontré con la flauta traversa y estudié tango y folclore en la Escuela de Música Popular de Avellaneda, de donde egresé", recuerda Ascón, que quedó en la oscuridad luego de nacer prematuro y permanecer dos meses en incubadora, lo que dañó la retina de manera definitiva.


"Siendo niño uno se adapta con mayor facilidad a este mundo que es muy rico, yo no conocí otro. Nosotros mandamos y recibimos mails, nos manejamos con el celular y nos dedicamos a la música con la misma pasión que cualquier otro músico, sólo que tenemos la particularidad de ser ciegos", agregó Alderete.


"Hay que sentirlo. Hoy en día, gracias a la tecnología hay un montón de herramientas que facilitan el estudio así es que eso no es un problema. Lo que es difícil si no se tiene vocación es sostenerlo en el tiempo", destacó el hombre que aprendió a leer en el sistema Braille desde niño y para el que la única diferencia con el músico que cuenta con el sentido de la visión es que este puede tener enfrente la partitura durante un recital, en tanto que el no vidente debe memorizar la pieza antes de ejecutarla.




* Dato

En la velada también participará la cantante Martina Ascón, hija de Hernán; y los sanjuaninos Hugo Cárdenas (cantante de tango) y Orlando Tejada (tecladista). Se escuchará tango, música melódica y folclore. Como entrada, se recibirá ropa de abrigo y alimentos no perecederos.