San Juan.- El próximo 11 de febrero, Karol Sevilla, más conocida como “Soy Luna”, se presentará en Rivadavia. En San Juan, hay una nena que la espera de una forma especial. Con apenas 9 años, ha superado innumerables obstáculos de salud. Ella, luchadora como ninguna, jamás bajó los brazos y ahora quiere cumplir el sueño de conocer a su ídola. 

 

“Priscila nació con mielomeningocele, malformación congenita de las meninges, afectando los riñones. También displasia de cadera bilateral, pie bot y pie equino; vejiga e intestino neurogénico. Además tiene hidrocefalia. Ya superó por 15 cirugías y muchas internaciones”, dijo su mamá Patricia a DIARIO DE CUYO. “Ella paso a 5to grado con las mejores notas, siempre acompañada por una ayudante terapeuta”, agregó.

 

 

Priscila vive junto a sus papás en una vivienda del Loteo Buenaventura de Santa Lucía y es la menor de tres hermanos. Por ende, la mimada de la familia. “Hace tres años le hicieron ampliación de vejiga con mitrofanox. Significa que le saco la orina por medio de una sonda por el ombligo. Camina con mucha dificultad, tiene la médula anclada y le produce dolores fuertes de espalda y columna, que también está operada. Usa férulas para pararse y caminar porque de las rodillas para abajo no tiene sensibilidad. También tiene osteoporosis. Ya se quebró el fémur. Por eso camina con dificultad y se cansa mucho”.

 

 

La nena es fanática de la protagonista del ciclo de Disney, quien en pocos días pisará por primera vez suelo sanjuanino. Su sueño más grande es conocerla, poder hablar con ella aunque sea unos minutos. Decirle cuánto la quiere y lo importante que es en su vida. “Mi hija no tiene mucha diversión y lo que la mantiene feliz en sus días malos es su novela. Tiene  posters y todas las revistas. Escribe las canciones en un cuaderno y hasta creó un blog de Soy Luna. Tiene bastantes seguidores”, sostuvo la mamá.

 

 

Patricia define a Prisci como “una gran luchadora que le pone ganas y garras a la vida, que vence cada obstáculo que se le presenta en el camino. Es muy sensible, soñadora y como ella dice, siempre es feliz a pesar de sus limitaciones...

 

Desde que supo que Karen vendría a San Juan, la pequeña guerrera sueña despierta. Tal vez, en unas semanas, su deseo se convierta en realidad. Ojalá.