Verónica Lozano dijo en varias oportunidades que banca hasta el final a su marido, Corcho Rodríguez, que en los últimos meses quedó en la mira de la Justicia en la causa que analiza las irregularidades en la contratación de la obra pública ejecutada por Odebrecht. Su situación judicial parece cada vez más complicada y este escándalo, obviamente, salpica a la conductora. Pero bancar no significa confianza ciega y digamos que Vero no tiene intenciones de perder ninguna mano por nadie...

 

Desde que que el Corcho fue vinculado al expediente, Lozano no puede evitar ser cuestionada sobre el tema en cada salida pública y así ocurrió en la gala aniversario de la revista GENTE, en la que ella ocupó un lugar central por su trayectoria en la TV.

 

Fue interceptada por Los ángeles de la mañana y no esquivó la pregunta. "Estamos bien, haciendo el aguante, somos una familia muy hermosa. Estamos pasando esta tormenta, que no es agradable, no es linda. Pero, bueno, esperando a que la Justicia se expida. Se habla en familia", comenzó la conductora.

 

Entonces, el notero quiso saber cómo se trataba el tema con Antonia, la única hija del matrimonio, pero ella no quiso dar detalles y tampoco le pareció apropiada la consulta. Después bromeó cuando le preguntaron si era el "pilar" del Corcho: "Sí, Pilar Smith", ironizó.

 

Hacia el cierre llegaron las preguntas más picantes. "¿Confiás en él?", quiso saber el notero. "Sí, claro", respondió. "¿Ponés las manos en el fuego?". Lozano no ocultó su sinceridad: "¡No! Las manos en el fuego, por nadie. ¡Ni por mí misma!".

 

Hace algunos días, la conductora se había mostrado indignada con una nota de la revista Noticias que aseguraba que su pareja con el Corcho estaba en vías de divorcio después de que ella se fuera de viaje sola a Miami con "Anthony". "Estoy lejos de divorciarme, estoy muy al lado de él, muy compañera. Somos una familia muy bonita", aclaró en aquel entonces.