Un One Hit Wonder (maravilla de un solo éxito) es un cantante o banda que alcanzó la fama gracias a una canción y sólo se lo recuerda por ese hit. Quizá después publicó algo pero no logró la misma repercusión. Se desconocen las razones por las que estos músicos conquistaron grandes audiencias y luego pasaron al olvido. Unos gozaron al ser considerados buenos músicos con desventura y otros sencillamente son catalogados como gente con suerte. Lo que no sabemos es a dónde fueron a parar, qué pasó con ellos, o qué hicieron al dejar los escenarios. ¿O no los dejaron?.

 

 "Aserejé" - Las Ketchup

 

 

 

El grupo español formado por las hermanas Muñoz tuvo su único y más grande éxito en 2002 con una pegadiza canción de letra incomprensible. Tenía la fórmula perfecta para el éxito mediático efímero: coreografía, melodía pegajosa y una evocación al baile, la rumba y a un DJ. El sencillo vendió alrededor de 7 millones de copias a nivel mundial y el primer álbum de la agrupación, Las Hijas del Tomate, en honor al apodo de su padre, un poco más de 12 millones.

Luego del suceso global que generó el "aserejé", las integrantes representaron a su país en 2006, en el concurso de música más importante del viejo continente, el Eurovisión. Ocuparon el puesto 21 entre 24 participantes. Publicaron un segundo álbum sin éxito alguno y siguieron trabajando en el mundo musical sin ningún tipo de promoción. Su sitio oficial expiró, pero se supo que seguían haciendo música cuando en 2012 las integrantes crearon sus perfiles oficiales en Twitter y Facebook. Aparecieron el año anterior cantando su éxito más popular en la primera semifinal del concurso musical sueco Melodifestivalen.

 

"Stereo Love" - Edward Maya & Vika Jigulina

 

 

 

 

Con más de 290 millones de visitas oficiales, el video de esta canción prueba la popularidad que aún tiene en el mundo. El sencillo "Stereo Love" se ubicó en el top 10 en más de 20 países alrededor del mundo y llevó al productor y músico rumano Edward Maya y su compatriota Vika Jigulina a dominar bares, boliches y escenarios de house y electropop que se contagiaron con su sonido.

Maya continúa en el mundo de la música pero no ha vuelto a alcanzar la cima de las listas musicales. Repitió la dupla con Jigulina en su canción "Love of my Life" y ocho canciones más durante la última década sin ningún tipo de repercusión.

 

"La Bomba" - Azul Azul

 

 

 

 

Este clásico de la juventud de muchos fue el hit más grande, y único en verdad, de la agrupación boliviana Azul Azul, que se popularizó gracias a un movimiento sexy hacia arriba y hacia abajo, fin. La bomba resultó explotar en más de una ocasión en las listas desde la primera vez que apareció a finales de los 90 y acompañó a la banda durante 20 años de historia hasta 2011. El éxito fue tal en la comunidad latina de los Estados Unidos que el grupo cantó en 2001 en la ceremonia de posesión del ex presidente George Bush .

Fabio Zambrana, ex líder y manager, recibe aún regalías de la canción y mencionó una vez en una entrevista que luego de una década del lanzamiento del tema, el dinero le alcanzaba para vivir y mantener a su familia sin necesidad de trabajar. La primera vez que Zambrana cobró las regalías de "La Bomba" recibió un cheque por la suma de 105 mil dólares.

 

 Mayonesa - Chocolate

 

 

 

 

La banda tropical uruguaya Chocolate es la responsable de que esta canción de 2000 sea un baile obligado en cualquier tipo de evento familiar, de amigos o sencillamente para pasar en el verano. Es imposible no pronunciar su letra sin un mínimo de tarareo y un baile cuasi infantil. Dice su letra "no sé ni como me llamo, ni donde vivo, ni me interesa". A la gente tampoco.

La fama repentina de los integrantes terminó muy rápido y justo después del No. 1 de su comestible canción. Cuatro de los cinco miembros originales dejaron el grupo en medio de un tour porque sólo les pagaban entre 20 y 30 dólares por concierto. Charly Sosa, el vocalista, grabó un proyecto solista sin éxito; Fabián Silva también quiso seguir su ejemplo obteniendo el mismo resultado. Por su parte, Fernando Rúa es entrenador personal y en sus tiempo libres anima un bar karaoke, mientras Alejandro Scattone es docente.

 

"Turn me on" - Kevin Lyttle

 

 

 

 

Debut y despedida. Eso podría resumir el éxito en la carrera de este artista de San Vicente y las Granadinas, una serie de islas en el atlántico al norte de Venezuela. El sencillo fue lanzado como la primera canción del álbum homónimo del cantante. En su versión original, el single era una balada, pero para su lanzamiento en los Estados Unidos se reeditó para que fuera una canción bailable. El resultado: una celebración al calentamiento -y no precisamente global- que dominó la escena musical de 2003.

Lyttle sigue en la industria musical, lanzó dos álbumes más y ha colaborado con artistas de la talla de Flo Rida, pero no ha conseguido lo alcanzado con "Turn me on." Se casó con la doctora en ingeniería arquitectónica Jacqueline James, con quien tuvo un hijo. Juntos crearon también el sello discográfico Tarakon, que representa a una docena de artistas que aún no ha alcanzado el reconocimiento de los medios.

 

"Ritmo de la Noche" - The Sacados

 

 

 

 

La Argentina ha sido cuna de grandes hits de exportación del verano y de One Hit Wonders. Aunque The Sacados tuvieron más que "El Ritmo de la Noche" y triunfaron con más sencillos en América latina (¿se acuerdan de "Paren de venir" y "Más de lo que te imaginas"?), el cántico que se volvió en sello nacional cautivó tanto que un programa de Tinelli en los 90 tuvo su nombre. Con tímidos inicios de sintetizadores, el coro se viralizó y ayudó a que hoy tengamos sus estribillos en noches de karaoke.

De sus integrantes sabemos que Darío Moscatelli se dedicó a la producción musical, al igual que Cynthia Nilson, quien viajó a Miami y compuso y produjo varias canciones de novelas en cadenas hispanas. Por su parte,

 

Analía Galloso viajó a México e incursionó en la actuación del país azteca. Allá la conocen como Analía del Mar.

 

"Tic Tic Tac" - Carrapicho

 

 

 

 

"Bate forte o tambor, eu quero é tic, tic, tic, tic, tac.." se resumió siempre a "yo quiero chiqui chiqui chiqui chiqui cha.." El nombre de la canción más famosa de este grupo brasileño se confundió siempre con el de la misma banda. Sin embargo, lo importante acá era el coro potente lleno de "ch's" y un movimiento de brazos descoordinados. Un plus de la canción: se puede bailar solo y es la coreografía más fácil de cualquier canción de verano. Los Carrapicho lanzaron 17 álbumes de estudio y vendieron 15 millones de copias alrededor del mundo pero fue con esta canción que alcanzaron la popularidad en las listas mundiales. En Francia su fama fue tal que fue patrocinada por la cadena de televisión privada TF1 y se convirtió en la canción oficial del verano francés en 1996.

La orquesta formada por ocho músicos y dos parejas de bailarines siguió en el mundo de la música hasta 2004. La voz líder,

 

Zezinho Corrêa, trabaja en el Servicio Nacional de Comercio de Brasil y desarrolla actividades culturales. De sus bailarines se sabe que Hudson Praia emprendió un proyecto de baile luego de haber pesado 125 kg por falta de actividad física. Hira Mesquita estudió psicología y trabajó como promotor de telecomunicaciones durante 10 años.

 

"Mambo No. 5 (A Little Bit Of...)" - Lou Bega

 

 

 

 

David Lubega, nombre original de Lou, es el responsable de otro hit que se niega a salir de los boliches. La canción en realidad no fue escrita por Bega sino que se basa en la versión original de Perez Prado en 1949 y llegaría a lo más alto 50 años después. Monica, Erica, Rita, Tina, Sandra, Mary y Jessica son los nombres que se repiten en un coro poco arriesgado pero muy contagioso e invadió las fiestas de los papás de los millenials.

Bega nunca dejó de trabajar en la música, sólo que no se volvió a escuchar de él a pesar de seguir lanzando álbumes y sencillos. Se casó con su compañera sentimental de toda la vida, Jenieva Jane B. y tienen ya una hija de 8 años. Participó en diferentes tours con otros artistas como Cher y su más reciente producción salió en 2013.

 

"Gangman Style" - Psy

 

 

 

El ejemplo perfecto del éxito mediático de un One Hit Wonder es el recordado baile del caballo del "Gangman Style". El primer artista surcoreano en romper las barreras del mercado norteamericano y consagrarse como el rey de la fiesta en 2012 repitió, como muchos de sus predecesores, la técnica del baile. Con más de dos mil millones de visitas, es el video con mayor número de reproducciones en Youtube con sólo 5 años de rotación.

Psy realizó numerosas giras y posicionó alguna que otra canción, sin el mismo reconocimiento de su predecesora. Su último álbum de estudio fue lanzado en 2015 y a pesar de contar con fama en su natal Corea del Sur y en el mundo del entretenimiento asiático, no pudo (ni podrá) posicionar una canción con los niveles del "Gangman Style".

 

"Macarena" - Los del Río

 

 

 

 

El papá de los one hit wonders es sin duda alguna el grupo español Los del Río, que en 1994 dejó para el legado fiestero una joya. "Macarena" es considerada una de las canciones más populares en la historia de la música mundial reciente y así lo confirmó la revista Billboard al ubicarla en el top 10 de sencillos más vendidos, compartidos y difundidos de todos los tiempos. No existe una lista musical que no haya tenido a este sencillo en la gloria. Veintitrés años seguidos de permanencia hablan por sí solos. Interesante sería ver cuántas visitas tendría "Macarena" en Youtube si la plataforma hubiera existido desde el inicio de este hit.

El dúo de Antonio Romero Monge y Rafael Ruiz Perdigones continúa en la escena musical; parece que nunca se fueron. Su más reciente aparición se dio con el grupo cubano Gente de Zona, que hizo una nueva versión del baile de bailes -de fiesta- llamado "Más Macarena". Con la versión original es más que suficiente, ¿no?