El actor argentino Pablo Martínez, reconocido por las series Casi Ángeles y Aliados, la rompe actualmente como protagonista de la novela 'El regreso de Lucas'. Con sólo 29 años, hizo su debut televisivo interpretando a Simón Bruno Rodríguez Arrechavaleta en la serie de Cris Morena, mientras que en los años 2011 y 2012, interpretó a Félix Tarner en la serie de Disney Channel, Supertorpe.

 

 

¿Cuál es la historia que envuelve a Lucas, el personaje que encarnas en la serie? 

 

A una familia millonaria le secuestran un hijo de cuatro o cinco años, después de 20 años llega mi personaje, toca la puerta y dice: “Soy Lucas”. Ahí empieza toda la trama. En la casa se desarrollan apuros tremendos, él se llega a enamorar de su propia hermana (Macarena Achaga). Es la primera vez que protagonizo algo tan fuerte. No solo me exigí en lo actoral, también había que hacer un trabajo en lo personal para estar firme, estable.

 

¿Qué tal la experiencia de trabajar con actores peruanos como Salvador del Solar, Diego Bertie?

 

Hay actores muy buenos, se ha armado algo lindo, uno tiene que estar a la altura, sobre todo con Salvador, que es muy bueno; me encanta grabar con él, aprendo mucho con mirarlo. Con Ana María (Orozco) nos hicimos reamigos. Es sumamente rico, aprendí por todos lados.

 

 

¿Qué te pareció Milett Figueroa como actriz?

 

La verdad que trabajamos muy poco, pero nos llevamos bárbaro, muy profesional. No sé si tenía tanta experiencia, me contó que algo había hecho, pero (la vi) con muchas ganas de aprender, bien dispuesta. Siento que tiene una gran veta para explotar.

 

¿Cómo llegas al casting de Lucas? 

 

Le mandé un e-mail de agradecimiento a Tomas Yankelevich, director general de Telefé, por haberme ayudado en otros trabajos y a la semanas me escribe sobre este proyecto. Yo estaba en otra cosa, en la música y la apertura de un espacio de arte, “Laboratorio Marte”. Mi cabeza estaba en otro lado, la carrera actoral estaba medio desplazada. Tomé un taller de neutro, hubo sincronicidad y me hicieron el casting.

 

 

De otro lado, el gobierno argentino ¿de qué forma está apoyando la cultura? 

 

Hace ocho meses estoy acá (en Lima). No estoy tan al tanto, pero sé que (Mauricio) Macri siempre ha cerrado centros culturales. De hecho, mi taller también sufrió una clausura y lugares de otros amigos también. O sea, no es un buen indicio, ojalá todo se acomode en unos meses.

 

 

Eugenia Suárez y Lali Espósito han alcanzado renombre tras Casi Ángeles, ¿qué significo para vos esa serie juvenil?

Un viraje 360 del barco. Me dije: “Por acá no, por allá”. Trajo cosas pajas: primero, el contacto con el arte; segundo, el mundo de la televisión; y tercero, perder el anonimato, que es algo bastante fuerte. Casi Ángeles fue un cambio radical. Se vio en Israel, en Europa, en toda Latinoamérica.

 

Fuente: Diario Correo