Benjamín Vicuña volverá a hacer teatro en Buenos Aires con una propuesta disruptiva que dará que hablar. El actor chileno fue convocado por el director Marcial Di Fonzo Bo para representar nada menos que a una Eva Perón transgénero en dos obras que se darán en la misma función. Se trata de Eva Perón y El homosexual o la dificultad de expresarse, del dramaturgo Raúl Damonte Botana, conocido como Copi (y nieto de Natalio Botana, fundador del diario Crítica). 

 

El elenco se completa con Carlos Defeo, Rodolfo De Souza, Juan Gil Navarro, Hernán Franco y Rosario Varela. La obra se estrenará el 6 de julio en el Teatro Nacional Cervantes.

 

La obra no vendrá sin polémicas, no sólo por la cuestión de género sino también por la impronta extranjera que el actor le inyecta a un personaje de fuerte anclaje nacional. Eva Perón fue puesta en escena en 1970 en París y durante el estreno, militantes peronistas argentinos colocaron una bomba en el teatro. El autor no pudo volver a la Argentina hasta 1984.

 

 

En una nota con el blog Boquitas pintadas, de La Nación, Alberto Leonelli, licenciado en actuación, explicó qué quiso expresar el dramaturgo con esta pieza. "La figura de Eva Perón ha sido asociada extensamente con la cultura lésbica/gay/queer en la Argentina. Durante el primer movimiento de liberación gay se afirmaba la consigna de que 'Si Evita viviera, sería tortillera', amén del simple hecho de que la enorme fuerza de su personalidad servía para que muchos la vieran, transgenéricamente, bajo el rubro de la masculinidad: era 'la marimacha', 'la mujer de pelo en pecho', 'la mujer con el látigo', con todas las múltiples insinuaciones degradantes y transgresivas que insinúe semejante uso del demostrativo".

 

Y agregó que "es precisamente la transgeneridad lo que Copi profundiza en su texto teatral. Se trata lo mismo de Evita como una mujer que remeda los códigos de la masculinidad, como una travesti que hace el papel femenino de Evita", aseguró.