"No sé cómo voy a poder vivir sin patinar...". Emocionado, a sus ochenta y tres años, Wenceslao Carrizo anunció, de este modo, que deberá colgar las cuatro ruedas a las que se subió a los ocho añitos y con las cuales obtuvo premios, conoció a su mujer y recorrió todo el país. Y su retiro profesional será con un espectáculo especial organizado por el Fantasía Patín Club a cargo de Ramón Córdoba, mañana a las 22 en el Estadio Cubierto Aldo Cantoni, con una puesta que repasará las mejores páginas de su vida (ver aparte). 


Después de sufrir un accidente doméstico por el cual terminó con los nervios anulados de sus muñecas y con sus manos resentidas, el incansable patinador estrella de San Juan ya no puede hacer las acrobacias de antaño.  


A él, le parece imposible que sea verdad, pero ya no puede sostener objetos, ni hacer fuerza con sus palmas porque las tiene adormecidas. "Me caí hace cinco años cuando iba de compras y me quedó molestando el brazo, hasta que hace un año me infiltraron y ya no sentí más mis dedos, no puedo agarrar algo, ni siento cuando se me caen las cosas. Yo nunca tomé remedios, siempre fui muy sano", comentó don Carrizo, padre de cuatro hijos que le dieron ocho nietos. 


Jugador de hockey, corredor de patín carrera y profesor ad honorem de esta actividad, porque jamás quiso cobrar "un solo peso" por transmitir los conocimientos que adquirió de manera autodidacta; este deportista y artista no dice adiós, sólo hasta pronto.  


"Soy considerado el patinador más viejo de Sudamérica. Yo me siento muy capaz. Aunque no puedo hacer lo mismo de antes, estoy seguro que el año que viene si estoy en condiciones y Dios quiere, volveré a la pista ya no como profesional, claro", manifestó el también dibujante y letrista, y exferroviario -labor por la que en 1974 conoció al padre del cantante Jairo en Cruz del Eje-. 


En el Huarpe jugó al hockey desde 1942 cuando la pelota era de cuero y el reglamento no estaba actualizado. Después del terremoto del '44, su padre del que heredó el trabajo de ferroviario, los llevó a Chepes (La Rioja) a él, a su madre y a sus 8 hermanos -porque otro falleció antes de nacer y uno a los 4 años-. A su regreso, volvió a jugar y a dedicarse a promocionar el patinaje artístico, fue uno de los primeros en fundar la Federación Sanjuanina de Patín, estuvo en la Confederación, compitió en campeonatos internacionales y hasta fabricó patines. Durante la época del Servicio Militar en Córdoba, en sus días francos, continuó con su vocación, hasta que una vez más regresó a su provincia natal. Y así, siguió patinando.  


Cuando Ramón inauguró Fantasía se convirtió en el más fiel de los asistentes. Tras más de 5 décadas rodando, Wenceslao pondrá los frenos mañana.  


"Voy a extrañar mis patines, la familia que armamos en el club gracias a Ramón y el cariño de mis compañeros con capacidades especiales, pero soy un agradecido de Dios, me llevo los mejores recuerdos", expresó el hombre, cuya esposa falleció el 28 de septiembre de 2013, justo para el cumpleaños de él, tras una dura enfermedad, pero Carrizo está seguro que ella estará ahí, aplaudiendo su última función.  
 

El patinador y sus compañeros. Don Carrizo y los artistas que recrearán su historia.  <

/figcaption>

 

El programa del espectáculo 


"Cuenta esa vieja historia", será el capítulo central de la puesta basada en Wenseslao Carrizo con más de 100 patinadores, mañana a las 22, en el Estadio Cubierto Aldo Cantoni. Aquí, como protagonista de su propia historia, él entrará en escena y se quedará dormido mientras lee un libro. Los duendes lo llevarán a soñar con distintos pasajes de su larga vida, desde su niñez cuando jugaba con juguetes construidos por él; el casamiento con su amada Luisa, su vocación de letrista fileteador y su trabajo como ferroviario hasta su pasión por el patín, con un final para emoción del público. 


Previo a esto, ingresarán bastoneras y percusionistas. Además, las filiales del Club Fantasía del departamento de Sarmiento (Media Agua y Los Berros) presentarán El maravilloso mundo de Disney con los personajes de la princesita Sofía, Frozen, Tinker Bell, Enredados y Piratas del Caribe. Entrada general: $120 (menores de 3 años gratis).