Es uno de los más virtuosos y eximios guitarristas que tiene el rock latinoamericano. Walter Giardino, líder y fundador de Rata Blanca, llegará por tercera vez con todo el grupo para brindar un recital de explosiva energía rockera al fiel público sanjuanino. En el medio de una gira descomunal por el país, Rata celebrará sus 30 años de trayectoria este próximo sábado en Hugo Espectáculos. El músico dialogó con DIARIO DE CUYO.



- Además de festejar los éxitos, ¿tendrán novedades para adelantar?

- Habrá un show potente con las canciones de toda la vida. Aún no podemos mostrar lo nuevo que tenemos. Es un año que hay cosas que faltan por concretar. Tuvimos algunos cambios en el entorno del grupo así que no estamos apurados. Tenemos muchas ganas de sacar un disco nuevo. Aunque todavía queda mucho material para girar y no paramos. Cada recital que hacemos me llena de orgullo, la música está ganando 1000 a cero.

- Te ocupás mucho por el concepto musical, ¿es la clave de tanta vigencia de Rata?

- Somos una banda, que como todas, tuvo sus momentos de crisis, vendió millones de discos, transitó por el mundo y esa presión se siente. Aún así, volvimos con muchas ganas de trabajar y la pasamos muy bien tocando, eso el público lo nota. Después de 25, todavía somos conscientes que debemos ser cada vez mejores. Aunque parezca algo adolescente, seguimos pensando así y mantenemos esa energía, el amor a la música, al rock y es por eso que ocupemos el lugar que ocupamos.

- ¿Por qué Rata Blanca es un paradigma en el metal argentino?

- Rata es considerada la banda más importante de la historia del rock metálico en español. Eso lo dicen los de afuera, que es un honor, un premio, suena lindo, pero no me detengo a pensar en ese asunto. Creo que llegamos a un lugar porque hacemos nuestro trabajo lo mejor posible. El día que aparezca una banda heredera de nuestra música, nos enteraremos todos. Hay mucha gente con buenas intenciones y dan sus primeros pasos. Tener paciencia, dedicación y amor es lo necesario. Sobre todo en un país como el nuestro, donde no todas las cosas son legítimas como se supone. Hay músicos muy buenos, pero caprichosamente el mainstream elije artistas supuestamente novedosos o con un perfil más simpático que auténtico.

- A la hora de definir el rock metálico, ¿te alejás del heavy?

- Tocamos heavy metal en algunas canciones, pero lo nuestro va más allá. Pasa que al heavy más que se lo ha estereotipado, se ha cargado con una connotación muy ideológica en Argentina. Al ser ideológico, la música puede quedar en segundo plano, algo que no me interesa en absoluto. No quiero nada ideológico que llegue a tapar algún centímetro de lo musical.

- Sin embargo, ¿la ideología no sustenta a la música?

- No, para mí la ideología se la lleva el viento de un día para otro. La que no miente es la música. Las letras de una canción pueden engañarte, pero lo que toco con la guitarra no engaño. Uno se puede pararse con un micrófono y dar el discurso más lindo del mundo, pero si la música es pobre, sería un músico mediocre haciendo un acto político.

- Charly fue polémico diciendo que al rock argentino actual le falta compromiso. ¿Estás de acuerdo?

- No me siento aludido, él tiene razón. Es uno de los más grandes, él sabe de música. La falta de compromiso, se refiere a lo profesional. El que mete a miles de personas en un estadio, no significa que seas el mejor. Cuando el músico cumple su rol en su verdadera dimensión y no es tenido en cuenta porque no caes simpático a algún jefe, no es bueno, daña a la cultura. Rata toca para 80 mil personas y no es mediática. El marketing nunca funcionó para nosotros. No es sólo cantar y hacer letras bonitas y esperar que la gente venga y pague la entradita, dándosela de número 1. Perdonen, pero en esa no estoy de acuerdo, a mí no me va. Una banda debe ser consciente que tiene poder y responsabilidad para con la gente.

- ¿Sentís que se sigue marginando al Heavy Metal de la cultura?

- Es fácil demonizarlo y tapar con cartón lo que no se quiere ver. El problema puede ser psicológico, ideológico o la ignorancia grave que reina en el país. Gran parte del periodismo se maneja con el mainstream, el establishment y con las agencias. Se sigue construyendo un país de mentiras. Está claro lo que dice Charly, es un país lleno de humo, viene Mettallica y todos gritan guauu, pero las bandas argentinas que están acá, ¿quién las nombra?

- Sin ir más lejos, la CABA nombraría embajadora cultural a Violetta, ¿molesta esa contradicción?

- Ahí hay todo un abismo flaco. Sea Violetta, Celeste, Rojita me da igual, no me importa. Te soy sincero, la verdad me da asco. Macri, el jefe de la ciudad, es fanático de Queen y viajó para sacarse fotos con Kiss y termina haciendo esto, yo no lo entiendo. ¿Con qué escucha? ¿Con los ojos o con el bolsillo? Lamentablemente cuando estas cosas se institucionalizan, se va todo al carajo, ¿Dónde queda parada nuestra cultura?