Al menos 17 turistas han resultado heridos leves este domingo tras la explosión de un artefacto al paso de su autobús por el nuevo Gran Museo Egipcio, que se ubica al lado de las pirámides de Giza, a las afueras de El Cairo, según informa Reuters.

La televisión estatal ha indicado que el autobús llevaba a 25 turistas sudafricanos, algunos de los cuales han resultado heridos por la explosión de un artefacto "no identificado" que ha provocado la rotura de los cristales del vehículo y que también ha dañado a un coche particular.

Una fuente de la Comisaría General de la provincia de Giza ha informado a Efe que la bomba fue colocada junto a una valla del perímetro del Gran Museo Egipcio, que todavía no ha sido inaugurado.

Pese a la explosión no se han confirmado víctimas fatales hasta el momento. Según la televisión egipcia, varias ambulancias han sido enviadas a la escena de la explosión, sin dar más detalles.

Egipto, un país en estado de emergencia

El modus operandi del ataque de este domingo es similar al del atentado registrado el pasado 28 de diciembre, en el que murieron cuatro personas y otras diez resultaron heridas. Entonces, los terroristas colocaron una bomba casera en el trayecto de un autobús de turistas en la zona de las pirámides de Giza.

En Egipto son frecuentes los atentados contra las fuerzas de seguridad y en los últimos años también se han registrado varios ataques contra civiles, en especial de la minoría cristiana copta, pero son raros los dirigidos contra los turistas.

El país está en estado de emergencia desde abril de 2017 como respuesta a una serie de atentados terroristas contra unas iglesias en el delta del Nilo.