El ministerio de Salud de Brasil reportó este jueves 1.156 nuevas muertes por coronavirus, llevando el total a 26.754. Hay además otros 438.238 casos confirmados, luego de registrarse 26.417 contagios en las últimas 24 horas.

Por tercer día consecutivo el balance diario fue superior a los 1.000 muertos.

El estado de Sao Paulo, un día después de que anunciara una vuelta parcial y controlada a su actividad económica tras más de dos meses de cuarentena, ha registrado su mayor número de casos de contagio por la COVID-19 en 24 horas, con 6.382 positivos, lo que supone un total de 95.865.

Con estas cifras, Sao Paulo, que cuenta con 6.980 víctimas mortales, continúa siendo la región más afectada de Brasil, epicentro de la pandemia en América Latina y segundo país con más casos registrados, después de Estados Unidos, y sexto en cuanto al número de muertes, según el Ministerio de Salud.

Aunque de forma despareja, varios estados y capitales de Brasil han impuesto desde marzo restricciones para contener la propagación del virus, como el cierre de escuelas, comercios no esenciales y otros servicios.

El gobierno estima que el PIB de Brasil (que representa un tercio del de toda América Latina) retrocederá 4,7% en 2020, en la que sería su peor recesión anual en por lo menos 120 años.

Cae la imagen de Bolsonaro

 

El índice de rechazo del presidente brasileño Jair Bolsonaro alcanzó un nivel récord de 43%, según una encuesta publicada este jueves, que muestra igualmente que el mandatario conserva un núcleo duro de apoyo de 33%.

El sondeo del instituto Datafolha expone la polarización creciente del país, en momentos en que Bolsonaro cuestiona con virulencia las medidas de confinamiento social ordenadas por la mayoría de los gobernadores.

Un 43% de las 2.069 personas interrogadas por Datafolha el 25 y el 26 de mayo juzga la gestión del gobierno de Bolsonaro "mala" o "pésima", frente a 38% hace un mes y 30% hace un año.

Un tercio (33%) de los encuestados consideran en cambio la labor del gobierno "buena" o "excelente", al igual que en abril y algo por encima del 30% de diciembre, precisa el estudio, que tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

El porcentaje de quienes la consideran "regular" siguió disminuyendo, de 32% a fines de 2019 a 26% en abril y 22% en la encuesta de esta semana.

La polarización es más evidente aún en la franja de la población de mayores recursos económicos, con 42% de opiniones favorables a Bolsonaro, 49% de desfavorables y apenas 8% que juzgan su gobierno “regular”. El mayor índice de rechazo, de 56%, se encuentra entre las personas con estudios superiores. Entre quienes solo cursaron primaria, cae a 36%.