En lo que constituye ya la mayor catástrofe forestal en la historia de Chile, personal de Carabineros detuvo ya a unas 21 personas sospechadas de originar incendios en un total de 290.000 hectáreas de bosques en siete regiones del país, causando al menos 10 muertos, según datos provisionales.
 

Según la Corporación Nacional Forestal de Chile (CONAF), se quemaron unos 2.899 kilómetros cuadrados de bosques, distribuidos en 142 focos ígneos en todo el país, de los cuales 51 están controlados, 77 en combate y 14 extinguidos.


En las últimas horas, cuatro personas que circulaban en un automóvil fueron detenidas cuando se les incauto una importante cantidad de material "acelerante", según explicaron voceros de los Carabineros, a quienes los sorprendidos in fraganti reconocieron que se dirigían a quemar pastizales.